Enseña a hablar a tu hijo pequeño con estos trucos

Pasos correctos y comprobados para que tu hijo pequeño aprenda a desarrollar el habla

Así puedes enseñar a tu hijo pequeño a hablar

¿Sabías que la primera interacción lingüística es el afecto entre el bebé y su madre? Día a día los bebés van aprendiendo a desarrollar el lenguaje gracias a las acciones propias de la cotidianidad, especialmente la higiene y la alimentación. A medida que tu hijo crece y entre ambos se relacionan, le ayudas a desarrollar su forma de comunicación y lo haces un ser social, lo mejor es que este es un proceso que no va guiado por las reglas del lenguaje, pues naturalmente te busca expresar lo que siente, te sonríe, te abraza, llora, ante cualquier circunstancia siempre emitirá una respuesta a los diferentes estímulos a los que se encuentra expuesto.

La importancia de estimular el lenguaje en tu hijo

Desde el nacimiento, incluso desde el vientre, comienza a desarrollarse el vínculo ente tú y tu hijo, por ello la relación entre ambos resulta elemental en el desarrollo cognitivo del bebé, pues justo desde los primeros meses de vida comienzan a desarrollarse las bases de la comunicación pre-verbal.

La comunicación pre-verbal es una etapa de preparación que abarca los 10 o 12 primeros meses de edad del bebé. Durante ese tiempo, tu hijo se familiariza con los sonidos; identifica la fuente de donde proviene ya sea animal cosa o persona; está atento a su entorno cuya fuente sigue con la mirada o hace contacto; imita movimientos bucofaciales que le facilitan producir sonidos y va desarrollando una actitud pragmática temprana, es decir, de hacer interacción y tener en cuenta turnos para comunicarse. Sus capacidades auditivas, cognitivas y motrices son claves en esta etapa, y esta viene dada por el vínculo emocional, pues el cuidado biológico fomenta la maduración socio-emocional de tu hijo.

Debes tener claro que el llanto es la primera forma de comunicación, pues le ayuda a tu hijo a expresarte cuando tiene hambre, cuando está cansado, cuando se siente mal, cuando quiere tu atención… Luego desarrolla ciertos sonidos vocálicos y guturales que le permiten expresarte lo que sienten o necesitan, estos por lo general surgen por repetición. Junto a este proceso, vienen los balbuceos, tu hijo aprende a identificar sonidos y a imitar, para luego pronunciar sus primeras palabras e iniciar su expresividad y comprensión verbal

Ya que en toda forma de comunicación existe interacción entre dos o más personas, cuando se trata de la interacción con un bebé la dinámica es muy diferente, dicho intercambio tiene más que ver con incentivar el proceso de lenguaje, aquí te explicamos cómo hacerlo efectivamente y ayudarle a expresarse correctamente.

Desarrolla el lenguaje de tu hijo

Es importante que desarrolles un lenguaje correcto, descubre como hacerlo

Conecta con tu bebé

Este es un aspecto fundamental, como te mencionábamos. Lo mejor es que lo veas de frente y le hables, así puedes demostrarle interés y que vea tus movimientos, bucofaciales.

Dale turnos

A pesar que tu hijo aun no hable, por sus gestos, miradas y silencios va aprendiendo a identificar los momentos de hablar, el también realizará estos movimientos e incluso te sonreirá. Como en toda comunicación, en la que alguien habla y alguien escucha, todo el proceso se basa en turnos, por ello, te recomendamos darle tiempo al bebé para que se exprese a su manera y después tú le respondes, así tu hijo va aprendiendo la dinámica de la comunicación y siente que tiene tu atención.

Llama su atención y captura su interés

Asegúrate de tener la atención de tu hijo, haz que se participe, su habilidad lingüística depende de ti y lo buen interlocutor que seas; mantener su curiosidad, confianza e interés es de suma importancia, ya que le incitas a jugar y aprender a la vez, lo que le permite desarrollar con mayor facilidad su lenguaje.     

Interpreta sus acciones

Es importante que trates de adivinar lo que te dice tu hijo, aunque en ocasiones no te sientas segura de atender exactamente lo que quiere o necesita.

Juega con tu hijo

Recuerda que los niños suelen atender por medio de actividades lúdicas, este es un recurso valioso pues a través del juego tu hijo descubre el mundo de una forma natural y placentera, pudiendo identificar las reglas que rigen su entorno y las diversas cualidades de los objetos que les rodean.

Algunos juegos que puedes hacer con tu hijo son cosquillas, nanas, cucu-tras, caballitos, cantarle, entre muchos otros. Luego la interacción será a través de juguetes o cualquier objeto no importa lo simple que sea: el agua del grifo, una mantita que nos oculte para luego sorprenderle, un trozo de papel roto, entre muchas otras formas de juego, pueden ser toda una experiencia para tu hijo.

El momento justo para interactuar con tu bebé

Aprovecha de jugar con tu bebé y hablarle mucho cuando está descansado y activo. Cualquier momento en que tu hijo esté activo hazle juegos por ejemplo a la hora del baño, momentos de esparcimiento, horas de compartir familiar, cualquier tipo de ritual o circunstancia dentro o fuera de casa, no dejes de interactuar al bebé.

Hazle sonidos

Muéstrale objetos y reproduce tú misma sonidos, dile los nombre de las casos, pronúnciale vocales, cada que te imite, aliéntale a lo siga haciendo, que mejore su forma de decir las palabra a su propio ritmo.

Como ves son acciones simples que forman parte de la rutina diaria con tu bebé.    

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...