Enfermedad de Still

Enfermedad de Still

Se cree que la enfermedad de Still es el funcionamiento defectuoso intermitente del mecanismo de defensa del cuerpo, los productos químicos llamados anticuerpos producidos para combatir los microbios invasores atacan los tejidos del organismo, causan inflamación en las articulaciones, órganos y partes del cuerpo. No se sabe qué produce esta dolencia autoinmune.

La enfermedad de Still se inicia más frecuentemente entre las edades comprendidas de los 2 a los 5 años y va y viene durante cierto tiempo hasta que desaparece generalmente hacia la pubertad. Cada ataque dura por  término medio unas semanas y los siguientes tienden a ser menos graves.

Los síntomas al menos durante parte del tiempo son que el niño tiene fiebre elevada, pasa de ser normal por la mañana hasta unos 39º por la tarde, cede su apetito y hay pérdida de peso. A veces se presenta una erupción de manchas rojas en el tronco y en las extremidades, en muchos casos también se produce anemia.

Los lugares de la inflamación varían mucho de un niño a otro, la conjuntiva de uno o ambos ojos puede volverse roja y dolorosa, pueden inflamarse las glándulas linfáticas del cuello y de las axilas y asimismo la membrana exterior del corazón causando dolor en el pecho, pueden lesionarse los pulmones lo que viene indicado por una tos fuerte y en gran proporción de casos se hinchan las articulaciones, que quedan rígidas y doloridas. Suelen afectarse más comúnmente las rodillas, tobillos, codos y cuello por lo común poco a poco pero a veces de forma repentina. A lo largo de los años quedan deformadas las articulaciones de algunos pacientes y sus músculos se debilitan.

La enfermedad de Still es rara, anualmente sólo se produce 1 caso de cada 2500 niños menores de 14 años, las niñas la sufren dos veces más y en ocasiones queda afectada más de una persona de la familia por esta enfermedad.

Aunque el niño puede estar muy enfermo sobre todo cuando aparece la enfermedad de Still no es frecuente que sea fatal, la deformidad de las articulaciones produce una deformidad parcial incapacitante en muy pocos casos y en muy raras ocasiones la inflamación de los ojos produce ceguera parcial o total.

Para cuidar a un niño enfermo de la enfermedad de Still es necesario que este descanse mucho, aunque se le permitirá levantarse cuando lo desee,  el pediatra le suministrará analgésicos para aliviar el dolor y la inflamación de los tejidos, tendrá que llevar una dieta equilibrada, nutritiva que contenga muchas proteínas como la sopa y habrá que estimularle a comer. El tratamiento que llevará el médico será muy parecido al de una artritis reumatoide en ocasiones se administrarán corticoides durante las primeras fases pero muy rara vez como tratamiento duradero. Si las articulaciones sufren se necesitarán ejercicios de fisioterapia que muchas veces requerirá la ayuda del padre o madre para realizarlos.

Una vez que la enfermedad desaparece el niño llevará una vida totalmente normal y saludable, por lo que hay que tener ánimo y ayudar al pequeño a superarla cuanto antes.

Foto| Pink Sherbet Photography

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...