Enfermedad contagiosa en el colegio

Protocolo actuación sanitaria infantil

Ante el brote de una enfermedad contagiosa en el colegio existen una serie de medidas que en teoría deben ser adoptadas por los centros educativos, para prevenir el avance de la enfermedad y que esta termine afectando a todos los niños del colegio. Es fundamental actuar con rapidez para evitar la propagación de los virus y bacterias, de ello dependerá el número de niños enfermos.

Habitualmente los responsables de la guardería o del colegio deben convocar a los padres a una reunión antes de las primeras 24 horas tras la detección del brote de una enfermedad contagiosa en el colegio, no importando si se trata de un día festivo o laboral. Una vez reunidos los padres se exponen los hechos y se recomienda la actuación más adecuada y el tratamiento preventivo más eficaz que evitará un mayor número de contagios dentro y fuera del centro.

La información que se les proporciona a los padres es escrita y oral a fin de que exista un claro entendimiento y puedan atenderse las dudas que surjan. Evidentemente los profesores no son las personas más adecuadas para proporcionar las recomendaciones de salud, por ello un responsable del centro de salud pública está presente en la reunión para aclarar dudas y proporcionar, en el caso de que fuera necesario, los fármacos que deberán ser administrados a los niños a fin de agilizar al máximo el tratamiento. Estas pautas son generales y siempre dependerá la actuación del tipo de enfermedad y del diagnóstico realizado por los especialistas médicos.

Habitualmente se proporciona tratamiento farmacológico a aquellos niños que han podido estar en contacto con los compañeros enfermos, al entorno familiar, a los profesores, etc. Cuando se produce un brote de alguna enfermedad infecciosa transitoria como podría ser la varicela que afectara a varios niños, son muchos los padres que optan por no llevar a los niños sanos al colegio a pesar de que los especialistas médicos recomiendan que se acuda con toda normalidad, la verdad es que es un consejo difícil de seguir, pero hay que tener en cuenta que las guarderías y colegios suelen adoptar unas medidas especiales en las que la limpieza y la desinfección son aplicados con máximo rigor para garantizar la seguridad de los niños.

Generalmente es en las guarderías y en las aulas infantiles donde más se suelen extremar las medidas de higiene, el motivo es que los niños más pequeños suelen entrar en contacto con un mayor número de focos de infección al llevarse los juguetes o utensilios a la boca, tocar todo con las manos, etc., de ahí que el síndrome de guardería suela ser algo habitual en determinadas épocas del año.

Las enfermedades son cada vez más agresivas, el continuo abuso de los antibióticos hace que los microorganismos se inmunicen a ellos, además hay que añadir que el cambio climático que estamos viviendo propicia la proliferación de patógenos y la entrada de nuevas enfermedades. Seguramente más de un lector habrá escuchado en alguna ocasión en los medios de comunicación como han aparecido determinadas enfermedades donde antes hubiera sido impensable que aparecieran debido al tipo de clima.

Con esto queremos decir que a mayor riesgo, mayores medidas se adoptarán en un futuro a través del protocolo de actuación sanitaria, algo fundamental para la seguridad de los niños. Recomendamos leer la información que facilita sobre estas cuestiones el Instituto de Investigación de Enfermedades Raras.

Más información | El Diario Montañés
Más información | Ministerio de Sanidad y Consumo
Foto | Monika Adamczyk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...