¿En los dibujos animados infantiles mueren demasiados personajes?

Un estudio concluye que los niños están expuestos a un proceso traumático en las películas de dibujos animados infantiles, ya que la muerte de personajes en este tipo de películas es superior a la que se produce en las películas de adultos.

Investigación sobre las películas infantiles

Un curioso estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Ottawa (Canadá) y del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido), concluye que los niños se exponen al ver las películas de dibujos animados, a una violencia similar a la que muestran muchas películas clasificadas para adultos. En la investigación de determina que en los dibujos animados infantiles mueren demasiados personajes, concretamente dos por cada personaje de carne y hueso de ficción de las películas para adultos.

Como ejemplos de largometrajes infantiles que en los primeros minutos mueren algunos personajes se puede citar El Rey León, Musafa, el padre de Simba, muere arrollado por una estampida de ñus, otro ejemplo es la muerte de la madre de Bambi. En el estudio se asegura que los padres de los personajes principales tienen muchas posibilidades de morir en los primeros minutos de la película, llegan a asegurar que no son películas inocuas y que están llenas de muerte y destrucción, seguramente más de un lector considerará que estas son afirmaciones exageradas.

Los investigadores explican que los niños con edades comprendidas entre los 2 y los 5 años suelen consumir productos audiovisuales unas 32 horas semanales, en muchas ocasiones lo que hacen es ver la misma película en varias ocasiones, lo que los expone de forma repetida a la violencia, pudiendo ser un proceso traumático para ellos. Es curioso, sería interesante realizar un estudio para determinar cuántos adultos han sufrido secuelas de este supuesto trauma por ver a un personaje de dibujos animados morir.

En el estudio se concluye que un personaje de dibujos animados puede tener el doble de posibilidades de morir y el triple de ser asesinado, en comparación con un personaje de ficción de carne y hueso. Según este trabajo, en dos tercios de las películas infantiles muere algún personaje importante, en el cine para adultos sólo pasa en la mitad de las películas. Se analizaron en este estudio 45 de las películas de animación infantil más taquilleras, y 90 películas taquilleras para adultos de carácter dramático.

Parece que la tónica dominante es que los padres sean los primeros en morir en las películas infantiles, ejemplos que se citan, la muerte de los padres de Tarzán por las garras de un leopardo a los cuatro minutos de empezar la película, o la muerte de la madre de Nemo por una barracuda en el mismo tiempo. Hablando de padres de personajes principales, en el caso de las películas infantiles, tienen hasta 5 veces más probabilidades de morir que en las películas de adultos.

Los dibujos animados cumplen funciones didácticas, muestran la importancia de la amistad, la belleza interior, el valor que tiene la seguridad en uno mismo, el afecto, etc. Según leemos aquí, se podría esperar que entre los objetivos de la película esté el familiarizar a los niños con la muerte de una forma menos abrupta, pero ante escenas como el sonido de la escopeta y Bambi preguntando por su madre, la percepción podría cambiar.

Este es el primer estudio que utiliza técnicas de análisis para examinar la muerte en las películas de animación, los expertos concluyen que no son alternativas inocuas a la carnicería de gore habitual en las películas estadounidenses. Por ello recomiendan que para que resulte menos traumático para los niños, los padres podrían considerar ver junto a sus hijos estas películas de animación, ya que de este modo les podrían brindar el apoyo emocional que podrían necesitar tras presenciar una de estas trágicas muertes inevitables en el desarrollo de la historia.

Este estudio ha sido publicado en el número especial de Navidad que ofrece cada año la revista científica British Medical Journal, en él se recogen los estudios de cuestionable interés científico, aunque se realizan con una correcta metodológica y mucho sentido del humor, basta con decir que el trabajo mencionado acaba con un ‘¡Eso es todo, amigos!’

Foto | shanewarne_60000

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...