En Barcelona unos 3 mil infantes no poseen todas las vacunas reglamentarias

Por decisión de sus padres muchos niños están dejando de ser inmunizados en España. Al parecer, la tendencia se debe a una campaña en contra de la vacunación que prolifera en Europa. Sin embargo, las estadísticas señalan que en el país ibérico 95% cumple con la prevención recomendada.

Vacunación de niños en Barcelona. Cifras

Fuente: novinite.eu en Pinterest

Recientemente se publicó un informe donde se indica que en Barcelona (España), 1,5% (3 mil) de los infantes no posee todas las vacunas estipuladas. La cifra se suma al 2% de chicos que no se ha vacunado por recomendación médica. Sin embargo, la nación tiene un estimado general de 95% de niños inmunizados.

Aunque la Agència de Salut Pública de Barcelona (Aspb) señala que no hay motivos para preocuparse, el hecho de que algunos padres no vacunen a sus hijos por voluntad propia deja cierta incertidumbre. Puede indicar la proliferación de un movimiento que se ha afianzado en Europa, y que se le denomina los “antivacunas”.

La “campaña” alienta a los adultos a recurrir a medicinas alternativas o naturales para prevenir enfermedades. Sus promotores señalan que los mismos niños deben crear su inmunidad enfrentando ciertas patologías, que no es necesario vacunar si está erradicada la afección, y que la naturaleza debe actuar libremente. Lo cierto es que las consecuencias pueden ser mortales.

Poseer las vacunas reglamentarias es vital para la salud

En España existe un calendario de vacunas. Algunas son obligatorias y otras son recomendadas por los pediatras. Las exigidas son Hepatitis B (tres dosis), Polio (cuatro dosis), Difteria (seis dosis), Neumococo, Tos ferina, haemophilus influenzae tipo B, Tétanos, Triple Vírica y la neumocócica. Mientras, las sugeridas, son Rotavirus (tres dosis), Varicela (dos dosis) y Meningitis B.

Muchas veces el alto costo de las dosis impide a los padres cumplir con su aplicación. Y es que hay vacunas como la de la varicela, por ejemplo, que cuesta unos 70 euros. Pero esto ha dejado secuelas. Hace poco un brote de sarampión encendió las alarmas de los organismos sanitarios en Europa. De allí que la inmunización contra esta condición es obligatoria (triple vírica). La OMS indicó que en 2017 la cifra de afectados en el continente se elevó 400% respecto a 2016. Lo peor, es que los números tienen tendencia a seguir elevándose.

Llamado sanitario

La patología alcanzó el estado de epidemia en Francia, incluso con saldos mortales. Por ello el “Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP)” hizo un llamado a la población en general. Hoy en día se exige a los españoles que viajen al extranjero vacunar a sus infantes. La triple se coloca al año de edad.

Inmunizar a los chicos no solo los protege a ellos, sino también a los habitantes del país ibérico ante la posibilidad de un contagio en las regiones afectadas. Mientras más chicos estén vacunados, menos posibilidades de propagación existe. 

Cumplir con todas las dosis señaladas también es importante, pero no ocurre. Estadísticas de AEP sugieren que las vacunaciones bajan después de los 2 años de edad. Puede deberse al olvido de los padres o a su respaldo al grupo de los “Antivacunas”. Con esto hay que tener mucho cuidado. Si bien el sarampión no se considera una patología especialmente grave, puede derivar en complicaciones que pongan en juego la vida del bebé. Para mayor precaución, revisa el calendario de vacunación de la AEP 2018. 

.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...