El uso de ‘pantallas’ durante las vacaciones

Desde la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) nos recuerdan que el uso de pantallas en niños debe controlarse por parte de los padres. Un uso excesivo e indebido puede conllevar problemas para el menor.

Las pantallas durante las vacaciones

A los niños les gustan mucho las pantallas, ya que este tipo de entretenimiento no requiere esfuerzo físico y les atrae mucho. Pero es evidente que los padres deben administrar el tiempo que el pequeño dedica a este tipo de juegos, de horas de televisión o de acceso a Internet. De hecho, desde la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) nos mandan algunos consejos y reglas que se deben seguir para evitar que tanta pantalla pueda ser perjudicial para los menores.

Esto es porque debido a las vacaciones los niños pasan más tiempo en casa y este tipo de ‘entretenimiento’ les gusta y permite que los padres puedan dedicarse a otras labores con más facilidad. No obstante, aunque el niño se entretenga mucho y veamos que con la pantalla se queda tranquilo, no se debe exceder el tiempo que pasan con las ‘pantallas’. Con pantallas nos referimos a muchos dispositivos que están a su alcance como móviles, tabletas, televisión, videoconsolas, ordenador, etc.

Todos estos dispositivos son muy divertidos e incluso necesarios ya que el futuro nos dice que necesitarán estar a la última, pero el niño también necesita juegos que le estimulen su creatividad e imaginación, que le incentiven a desenvolverse solo, que le ayude a tener rutinas y que le estimule a participar en otro tipo de actividades que luego agradecerá en el colegio. Por ejemplo, son muy interesantes los juegos de sobremesa, es decir, los juegos de siempre como el parchís, el ‘UNO’, cartas, puzzles, plastilina, pintura, etc.

Para este tipo de juegos el niño necesita concentrarse y centrar su atención en lo que está haciendo, por lo que además de jugar, el niño se acostumbra a centrarse en una actividad. Esto puede ser muy útil en niños que pueden tener problemas de concentración o de atención en el colegio. Además, son ideales para compartir un rato de juegos en familia, algo que agradecerán tanto hijos como padres ya que beneficia a que el ambiente familiar sea positivo y agradable.

Por lo tanto, el acceso a las pantallas debe ser bajo unas reglas muy determinadas, durante unas horas al día y bajo la vigilancia de un adulto. Es recomendable no dejar solo a un menor frente al ordenador, ya que es posible que pueda acceder a contenidos inadecuados en la ‘Red’. Para ello se suele recomendar que el dispositivo esté situado donde estén los padres, es decir en el comedor o en la estancia donde se encuentren los progenitores, de esa manera nos aseguramos de que el menor no acceder a contenidos que pueden ser peligrosos para su edad.

Fuente | abc.es

Foto | Lars Plougmann

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...