El tráfico, la explotación laboral infantil y el cacao

El tráfico y la explotación laboral infantil es una realidad en el mundo del cacao,los niños africanos están a merced de las mafias, son captados y conducidos a Costa de Marfil para trabajar como esclavos.

Tras la industria del chocolate se esconde un oscuro mundo, tan oscuro como el chocolate, existe un drama en las explotaciones de cacao que abastecen a los países desarrollados, pero sobre todo hablamos de los cultivos de Costa de Marfil (África), uno de los principales productores de cacao de todo el mundo. Este país situado en África occidental recibe a miles de niños que atraviesan la frontera de la República de Mali, se trafica con niños, en ocasiones obligados por sus familias, captados por mafias o secuestrados con el único propósito de que trabajen en las plantaciones de cacao y por supuesto, sin cobrar un salario.

El vídeo que podéis ver trata del drama humano del tráfico, la explotación laboral infantil y el cacao, es un documental realizado con cámara oculta que demuestra que el Protocolo de Harkin-Engel, un acuerdo por parte de la Organización Internacional del Trabajo y los grandes fabricantes de chocolate para dar fin a las peores y más crueles formas de trabajo infantil, en este documento se plasmaba el compromiso para erradicar el tráfico y la explotación infantil, lamentablemente no ha servido de nada, cada día muchos niños son conducidos al país productor para trabajar en las plantaciones, son esclavos del cacao.

En el vídeo vais a poder ver algunas escenas dramáticas, el tráfico y la explotación laboral infantil impiden que los niños puedan tener un futuro el día de mañana, en la trama están implicadas muchas personas, el beneficio es enorme, cada niño con una edad comprendida entre los 11 y los 14 años cuesta unos 230 euros, aunque con el regateo puede costar más barato, es un dinero que se amortiza con creces, ya que se considera que es un niño de “uso indefinido”, trabajan sólo para poder comer. El documental dura unos 46 minutos, merece la pena verlo para conocer con más detalle el drama que sufren, cada pequeño y dulce bocado de chocolate encierra tristeza y amargura.

La explotación laboral infantil es una realidad, es necesario conocer la verdad y exigir a la industria del cacao que acabe con la situación de una vez por todas, todos los acuerdos y protocolos firmados son una cortina de humo, nada se ha solucionado desde que se firmara el mencionado acuerdo en el año 2001, los niños trabajan esclavizados bajo el yugo de la industria del cacao y el chocolate, y grandes compañías obvian la situación, sobre todo lo más importante es el beneficio económico. Tras ver el documental, os invitamos a expresar vuestra opinión a modo de denuncia sobre esta lamentable situación.

Vía | Gastronomía & Cía

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...