El tétanos

Tétanos

El tétanos es una enfermedad aguda, provocada por una exotoxina del bacilo tetánico, que puede llegar a ser mortal. La bacteria produce esporas tetánicas que se encuentran en casi cualquier parte (polvo de la calle, metales oxidados) y desencadenan la infección al introducirse en el cuerpo a través de heridas, lesiones leves, inyecciones contaminadas, mordeduras de animales, etc.

El tétanos se caracteriza por producir contracciones musculares dolorosas en los músculos de la cara, del cuello y del tronco, además de espasmos generalizados. Aunque la enfermedad tiene una incidencia reducida, sobre todo en los países desarrollados, ya que está incluida en el calendario de vacunas infantiles junto a otras enfermedades como la varicela, la rubeola o el sarampión, su tasa de mortalidad es muy elevada, con casi un 40% de muertes sobre el total de casos. En el caso del tétanos neonatal, aquel que afecta a bebés recién nacidos, la letalidad es todavía más alta y alcanza aproximadamente el 80% de las infecciones.

Síntomas de tétanos

  • Rigidez muscular en la mandíbula (trismo) y en el cuello.
  • Dificultad para tragar.
  • Rigidez en los músculos pectorales y pantorrillas.
  • Fiebre y sudoración.
  • Elevación de la presión arterial y ritmo cardíaco rápido.
  • Espasmos frecuentes.

Clasificación del tétanos

Existen diferentes formas de tétanos en función de la intesidad de las contracciones (leve, moderado o grave), así como de la localización de la enfermedad, clasificándose en:

  • Tétanos local: se presentan contracciones persistentes de los músculos que se encuentran en la misma zona de la lesión. Es una forma leve y poco frecuente de la enfermedad, que sólo en un 1% de los casos es mortal.
  • Tétanos cefálico: en él están involucrados los nervios craneales, especialmente en el área facial. Es una forma rara de la enfermedad, que puede estar asociada con una otitis media.
  • Tétanos generalizado: es el tipo más común de tétanos, que represeta un 80% de las infecciones.
  • Tétanos neonatal: se da en recién nacidos que no son inmunes porque la madre no se ha vacunado. Normalmente la infección se produce al cortar el cordón umbilical con instrumentos contaminados, y su incidencia es común en los países en vías de desarrollo.

En caso de haber sufrido una herida, sobre todo si ha entrado en contacto con metales oxidados, se recomienda desinfectarla y acudir inmediatamente a un centro de salud para recibir el tratamiento correspondiente y, si es necesaria, la vacuna antitetánica.

Fuente | Wikipedia, Ministerio de Salud Chile
Foto | Michael Zimmer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...