El tamaño de las raciones tiene un efecto poderoso en el patrón alimentario de la infancia

Un estudio demuestra que los niños no tienen la capacidad natural de responder a las señales internas de hambre y saciedad como se concluye en la teoría de la autorregulación. En realidad, el tamaño de las raciones tiene un efecto poderoso en el patrón alimentario de la infancia, si se les proporciona más comida comen más.

Alimentación infantil

Según los resultados de una investigación realizada por expertos de la Universidad Estatal de Pensilvania, el tamaño de las raciones tiene un efecto poderoso en el patrón alimentario de la infancia. Según los investigadores, los niños pequeños de entre 3 y 5 años son muy susceptibles a comer en exceso si se les proporcionaban raciones de un tamaño mayor a las raciones de referencia.

Estos resultados desafían la teoría de la “autorregulación” en la que se asegura que los niños tienen una capacidad natural de responder a las señales internas de hambre y saciedad, ajustando los patrones de alimentación en consecuencia. Está documentado y constatado que los adultos suelen comer en exceso cuando se les sirven raciones más grandes, otras investigaciones sugieren que los niños pequeños comen la cantidad de calorías que necesitan y pueden ajustar sus hábitos alimenticios en consecuencia, eso es lo que indica la teoría de la autorregulación.

En este estudio del año 2010 se apuntaba que la autorregulación es un conjunto de comportamientos alimentarios, donde los niños comen o dejan de comer a fin de mantener un balance energético, pero lo cierto es que si esto fuera así, no estaríamos ante la denominada epidemia de obesidad infantil. Por fortuna, se han realizado nuevas investigaciones que demuestran que esa autorregulación en realidad está muy influenciada por el tamaño de las raciones.

En estudios anteriores se ha probado la teoría de la autorregulación observando los hábitos alimenticios de los niños a lo largo de un día, en este nuevo estudio se ha analizado la conducta alimentaria a lo largo de cinco días. La investigación se llevó a cabo en dos etapas, se sirvieron cinco menús diarios a 46 niños de entre 3 y 5 años de edad en sus respectivas guarderías. En la primera etapa se sirvieron a los niños los menús en base a las raciones de referencia, en la segunda etapa se sirvió a los niños la misma comida, pero aumentando un 50% las raciones.

Durante las dos etapas se permitió a los niños comer lo que quisieran, después de comer cada niño, lo que sobraba se pesaba para saber cuál fue la ingesta. Tras analizar todos los datos, se observó que servir raciones más grandes hacía que los niños consumieran un 16% más de comida que cuando se servían las raciones de referencia (más pequeñas).

Si los niños en edad preescolar tuvieran la capacidad de autorregular su ingesta de calorías, debería haberse apreciado en la segunda etapa, ya que habrían dejado más comida, pero eso no es lo que ocurrió. Parece que todo depende de cada niño, algunos son más susceptibles al efecto de la autorregulación que otros, según el estudio, los niños con un IMC (Índice de Masa Corporal) más elevado, eran más susceptibles a comer más de la cuenta. Por tanto, es necesario controlar las raciones de comida de los niños y no creer en la capacidad de autorregulación.

Los expertos comentan que esta respuesta de los niños a comer más se puede utilizar como estrategia para que coman más frutas y verduras, es decir, ponerles más alimentos de este tipo de la cuenta porque, aunque no se lo acaben, terminarán comiendo más que si se les diera una ración de referencia, pero obviamente, esto es una teoría que habría que demostrar. Pero lo cierto es que es difícil definir las porciones que son apropiadas para todos los niños en edad preescolar, ya que sus requerimientos calóricos varían por varias cuestiones, diferencias en el peso, la altura, el nivel de actividad, etc.

Por eso, es interesante observarlos y tener una idea clara de lo que necesitan partiendo siempre de raciones de referencia, procurando que las raciones de frutas y verduras sean más grandes y las raciones de alimentos ricos en calorías más pequeñas. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo de la página de la universidad, y en este otro publicado en la revista científica The American Journal of Clinical Nutrition.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...