El sobrepeso y la obesidad en la infancia incrementan el riesgo de asma

Según los resultados de una nueva investigación realizada por la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke, los niños que tienen sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de sufrir asma que los niños que tienen un peso saludable.

Relación entre obesidad infantil y asma

En algunos estudios realizados con adultos se ha relacionado la obesidad con el mayor riesgo de sufrir asma pero, hasta la fecha, los estudios realizados con adolescentes han arrojado conclusiones contradictorias. Ahora, un nuevo estudio realizado por expertos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke (Estados Unidos), concluye que el sobrepeso y la obesidad en la infancia incrementan el riesgo de asma.

En este trabajo se ha realizado un seguimiento de unos cuatro años a más de 500.000 niños con edades comprendidas entre los 2 y los 17 años, que fueron divididos en tres grupos, peso normal, sobrepeso y obesidad. Los resultados obtenidos parecen no dejar lugar a dudas, los niños con sobrepeso tenían un 17% más probabilidades de sufrir asma que los niños del grupo con peso normal, porcentaje que se incrementa al 26% en el caso de los niños obesos.

Los resultados se basan en un diagnóstico o prescripción realizada de medicamentos para el asma y no en resultados de pruebas de respiración, en este caso, hubiera sido necesario que se realizasen pruebas de respiración a todos los niños, ya que se pueden proporcionar medicamentos para tratar el asma en otro tipo de enfermedades respiratorias donde también pueden utilizarse. Esto nos podría llevar a pensar que se trata de otro estudio no concluyente, que se sumaría a todos los estudios contradictorios que se han realizado sobre esta relación hasta la fecha.

Sin embargo, cuando los expertos analizaron la conexión entre el asma y la obesidad en base a pruebas de espirometría, se constató que existía un vínculo sólido entre obesidad y asma, en este caso, se cuantificó en un 29% el riesgo de que los niños sufrieran asma en base a el mencionado criterio de diagnóstico. Cierto es que la investigación no se diseñó para probar que sobrepeso y obesidad pueden directamente provocar asma, pero los resultados obtenidos proporcionan las pruebas más convincentes hasta la fecha sobre esta conexión.

Se especula que la obesidad provoca un crecimiento anormal de los pulmones que causa una obstrucción en el flujo de aire, que la obesidad puede desencadenar el desarrollo de los denominados factores de riesgo cardio metabólicos, que puede conducir a un deterioro en las vías respiratorias, a esto hay que sumar que otros estudios han demostrado que los síntomas del asma mejoran con la pérdida de peso, aunque el mecanismo es desconocido. Es decir, existen muchos indicios de la relación entre el sobrepeso y la obesidad, y el riesgo de desarrollar asma.

Los expertos calculan que entre el 23% y el 27% de los nuevos casos de asma en niños con obesidad, pueden ser atribuidos directamente a la obesidad, indican que si ningún niño tuviera sobrepeso u obesidad, se evitaría el 10% de los casos de asma. Pero como ya hemos comentado, aunque hay algunas pruebas, es necesario realizar un estudio que sea definitivamente concluyente.

A pesar de algunos inconvenientes, los expertos comentan que los resultados sugieren que podría ser posible prevenir el desarrollo del asma si se mantiene un peso saludable en los niños. También se recomienda que incluso con asma, los niños realicen ejercicio para mantener un peso saludable, ya que la reducción del peso alivia los síntomas de la enfermedad.

Es de suponer que se seguirá estudiando el tema a fin de aportar conclusiones más sólidas, podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de la página web de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke, y en este artículo publicado en la revista científica Pediatrics.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...