El precio de frutas y verduras influye en el IMC de los niños

Un estudio demuestra que el precio de las frutas y verduras influye en el Índice de Masa Corporal (IMC) de los niños. En las zonas donde estos alimentos son más caros, el IMC infantil es mayor que en las zonas donde resultan más económicos.

Alimentación infantil

Hace un rato hablábamos del desayuno infantil y de cómo el habito de desayunar diariamente reducía de forma significativa el riesgo de sobrepeso y obesidad en las niñas. De nuevo volvemos a hablar de nutrición infantil, pero esta vez destacando la relación entre el precio de frutas y verduras y el IMC de los niños.

Un estudio desarrollado en Estados Unidos determina que el precio de frutas y verduras influye en el IMC de los niños que viven en hogares con economías más deprimidas, posiblemente muchos lectores pueden llegar a esta conclusión, pero unos resultados científicos sirven para reafirmar que realmente esto sucede. Como sabemos, frutas y verduras son alimentos más caros que los preparados industriales, la bollería, el fast food, etc., al menos esto ocurre en Estados Unidos. En más de una ocasión se ha solicitado que se subvencione la compra de productos frescos y saludables, sin embargo, las ayudas se pueden considerar testimoniales.

Las familias con economías más deprimidas tienden a comprar menos frutas y verduras, sustituyen estos alimentos por otros más económicos que por supuesto, no son tan saludables y tienen muchas más calorías. Lógicamente la alimentación de los niños no resulta tan saludable y por tanto el IMC es mayor, la asociación, según explican los investigadores, no es muy significativa pero existe.

Si el precio de frutas y verduras fuera más reducido se constataría posiblemente una asociación positiva. Siguiendo una línea similar, se ha constatado que existe otra pequeña asociación entre los refrescos de mayor precio y una menor probabilidad de que los niños pequeños sufran obesidad, en este sentido los investigadores consideran que incrementar el precio de los alimentos y bebidas considerados poco saludables sería positivo, pero claro, se deberían bajar los precios de los alimentos saludables. Recordemos que cuando se ha hablado de subir el precio de los refrescos, los snacks y otros alimentos de peor calidad nutricional, se ha argumentado que afectaría a las familias con economías más deprimidas, ya que son las que adquieren este tipo de alimentos más económicos.

Los investigadores estadounidenses estudiaron a un grupo de familias cuyo ingreso económico estaba por debajo del salario mínimo del país, también estudiaron a aquellas familias de cuatro miembros cuyos ingresos eran limitados para poder satisfacer las necesidades alimentarias de todos los miembros. Paralelamente se estudió la evolución del precio de los alimentos y se constató que durante las últimas décadas, el precio de los aperitivos y las bebidas endulzadas con azúcar había bajado, en cambio, frutas y verduras han ido experimentando una continua subida de precios.

Los niños que viven en zonas donde frutas y verduras son más caras, tienen un IMC más elevado que los niños que viven en zonas donde el precio de estos alimentos es más moderado. A raíz de este sencillo estudio se sugiere que se subvencionen frutas, verduras y alimentos sanos y naturales para que sean más asequibles, como parte de la estrategia para luchar contra el sobrepeso y la obesidad, así mismo se sugiere incrementar el coste de los alimentos que son menos saludables, ambas soluciones deberían ir de la mano y aplicarse al mismo tiempo.

De todos modos y como ya hemos indicado, no es el primer estudio que muestra asociaciones similares y a pesar de que se han propuesto soluciones, han caído en saco roto. Podéis conocer más detalles de la investigación a través del artículo publicado en Pediatrics.

Foto | Galería Sanutri

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...