El paso de la cuna a la cama

El paso de la cuna a la cama

Cuando nuestro hijo llega a los 18 meses aproximadamente comienza a tener mucha agilidad, hasta el punto de saber salirse el sólo de la cuna, también comienzan a encontrar el lugar pequeño para dormir, con lo que muchos padres deciden dar el paso de la cuna a la cama.

Muchos niños con hermanos mayores tienden a querer imitarles y enseguida reclaman una cama para ellos mismos, otros en cambio prefieren dormir con sus padres, otros sencillamente se resisten a abandonar la cuna ya que es donde han dormido siempre. Por lo que para conseguir llevar a buen puerto el paso de la cuna a la cama habrá que armarse de paciencia y procurar estimularles.

Lo mejor para que el niño acepte el cambio de la cuna a la cama es ir paso a paso, se puede probar a que duerma la siesta en su nueva camita, al principio podemos estar con ellos allí hasta que se duerman y después ir dejándoles que lo hagan solos. Una barandilla de protección es fundamental para que no se caigan mientras duermen igual que procurar que no queden espacios entre el colchón y la cama por dónde el niño pueda hacerse daño. Las sábanas fantasma son un buen invento para que no se pueda caer. Una vez que acepte echar la siesta allí podemos probar a dormir por la noche, se le puede dejar una luz tenue encendida, llevarle su peluche o mantita favorita para ayudarle a dormir mejor, hacerle compañía hasta que se duerma y sobre todo explicarle que ya es mayor y que tiene que aprender a dormir como los niños grandes en la cama, es fundamental que el pequeño entienda por qué se le cambia de lugar de descanso para que lo acepte.

Foto| ChantalS

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...