El paracetamol no es recomendable tras aplicar una vacuna infantil

Medicamentos y vacunas

Un estudio realizado por expertos de la Universidad de la Defensa (República Checa), concluye que el paracetamol no es recomendable tras aplicar una vacuna infantil, ya que reduce el efecto inmunizador de la vacuna. En muchas ocasiones, tras la administración de una vacuna, los niños experimentan un episodio de fiebre, algo habitual y asociado a la inmunización, recordemos que la fiebre o calentura es el aumento de la temperatura corporal por encima de unos 37º C, se trata de una respuesta del organismo con el propósito de combatir los antígenos presentes en las vacunas. Fruto de esta respuesta se crearían los anticuerpos específicos que combatirían en un futuro a los patógenos relacionados con la vacuna.

Los expertos manifiestan que el paracetamol no es recomendable tras aplicar una vacuna infantil, repetimos que en los niños más pequeños la fiebre es una de las respuestas más habituales, ya que su sistema inmunológico es inmaduro y necesita mecanismos como la fiebre para soportar las invasiones de virus y bacterias. En este caso los patógenos inoculados en la vacuna no representan un riesgo y el organismo los puede combatir con mayor eficacia, frenar el mecanismo reduciría la eficacia del proceso.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores realizaron dos estudios, uno correspondiente al inicio de la vacunación infantil, con vacunas habituales de los países desarrollados, como la vacuna contra la tosferina, la hepatitis B, rotavirus, etc.

El segundo estudio se realizó sobre las vacunas administradas como refuerzo, recordemos que algunas vacunas se administran en dos o tres veces para garantizar la producción y efectividad de los anticuerpos. Los estudios se centraron en los niños que se vacunaban en 10 centros de salud de la República Checa, en el primer estudio los investigadores seleccionaron aleatoriamente a un grupo de pequeños para que se les administrara paracetamol cada 8 horas en las primeras 24 horas posteriores a la vacunación. Los expertos también recabaron datos de los bebés que no recibieron medicación alguna para combatir la fiebre.

Los investigadores descubrieron que los niños a los que se les administró el paracetamol tenían un GMC (concentración media geométrica de anticuerpos) muy inferior al de los niños que no tomaron el fármaco, lo mismo ocurría con las vacunas de refuerzo. Los expertos analizaron otros estudios en los que se indicaba que administrar el paracetamol tras la vacuna sin que aparezca el proceso febril, interfería en la respuesta inmunitaria mucho más que si se proporcionaba el medicamento cuando el niño tenía fiebre. Estos datos respaldan al nuevo estudio y reafirman la necesidad de evitar que el sistema inmunitario del niño sea interferido siempre que la fiebre no alcance valores que puedan ser peligrosos.

Puedes consultar más datos sobre la investigación en la revista científica The Lancet.

Foto | Lu Lu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...