El pan y los cereales son la principal fuente de sal en la alimentación infantil

Un estudio del Reino Unido advierte que los niños toman exceso de sal, apuntando que alimentos como el pan y los cereales para el desayuno son las principales fuentes de sal en su dieta.

alimentación infantil

Un estudio realizado en el Reino Unido concluye que alimentos como el pan y los cereales son los que más sal aportan a la alimentación infantil. El estudio ha sido financiado por la Fundación Británica del Corazón y realizado por un grupo expertos pertenecientes a varias universidades del país, así como especialistas de salud del Instituto de Medicina Preventiva, la Escuela de Medicina de Londres, etc. Los resultados obtenidos se presentan para hacer un llamamiento a la industria alimentaria para que se realice una revisión de la composición de estos alimentos y reduzca el contenido en sal.

En la investigación participaron un grupo de 340 niños en edad escolar a los que se les realizó un análisis de orina y se llevó a cabo un seguimiento sobre la dieta que tomaban. Tras los análisis oportunos de los alimentos que consumieron, se determinó que el pan y los cereales son la principal fuente de sal en la alimentación infantil, estos alimentos aportan hasta el 36% del total de sal recibido por el organismo en la dieta diaria, un 15% el pan y un 21% los cereales. Otros alimentos también se podrían considerar fuentes de sal, como por ejemplo los de origen animal, cuyo aporte es de un 19%, o los productos lácteos con un 11%. Pero pan y cereales son los más consumidos de forma habitual, por lo que se consideran los principales contribuyentes en la ingesta de sal.

Desde hace unos años se lleva a cabo una campaña para reducir el contenido de sal, en el caso del pan ya se ha logrado una reducción del 30%, pero los expertos dicen que hay que seguir trabajando ya que el aporte sigue siendo elevado. Apuntan que en el propio interés de la industria alimentaria, se deberían realizar nuevas formulaciones porque los consumidores del futuro serán quienes sustenten a esta industria, siendo su esperanza de vida más reducida a causa de las enfermedades relacionadas por el abuso de sal, algo que será contraproducente y negativo para las compañías alimentarias.

Las conclusiones obtenidas se basan en una investigación anterior, realizada entre los años 2007 y 2009, en la que se concluía que los niños con edades comprendidas entre los 13 y los 17 años consumían una media de 7’55 gramos de sal diaria, cantidad superior a la recomendación para los adultos, que se establece en unos 6 gramos diarios. En otros segmentos de edad el aporte era más reducido, 4’72 gramos diarios en los niños de 8 y 9 años y 3’75 gramos en niños de 5 y 6 años. Otro dato que los investigadores apuntan y que merece la pena tener en cuenta, a pesar de que se haya reducido la cantidad de sal en algunos alimentos, el cambio de dieta en el que se ha incrementado el consumo de productos procesados, así como el consumo de alimentos fuera del hogar, ha hecho que no se haya reducido el aporte de sal al organismo de los niños. Por tanto, otro mensaje se lanza a la industria de los alimentos procesados y preparados.

Los expertos piden nuevas políticas de reducciones paulatinas, no se habla de tolerancia cero con la sal, pero sí de reducirla poco a poco hasta un nivel seguro, hay que tener en cuenta que en políticas anteriores de reducción de este ingrediente, se ha demostrado que los consumidores apenas lo han apreciado y no ha habido rechazo hacia el pan con menos sal. Evidentemente para el sector empresarial que se dedica al pan y lo produce en cantidades industriales, la reducción provoca problemas técnicos, las masas son más pegajosas y difíciles de trabajar, quizá habría que volver al sistema de panaderías tradicionales.

Por otro lado, cada marca de pan es diferente, las hay que han introducido cambios en formulaciones y sistemas de fabricación logrando una considerable reducción. A pesar del cambio realizado, la ingesta de sal sigue siendo excesiva y aunque hemos mencionado que el pan y los cereales son la principal fuente de sal en la alimentación infantil, también hay que tener en cuenta otras fuentes como los alimentos procesados, contienen más sal, pero también más azúcar y grasas, y dado que son los que más se están consumiendo, la dieta se está convirtiendo en un verdadero desastre en el Reino Unido.

Los expertos explican que podrían haber realizado el estudio a una escala mayor para que los datos fueran irrefutables, pero es evidente que esta muestra se puede trasladar a cualquier punto del Reino Unido. Al respecto, sería interesante que se realizara un estudio en nuestro país para conocer el aporte en sal en la dieta diaria de los niños y teniendo en cuenta cada segmento de edad. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en Journal of Hypertension.

Foto | Adactio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...