El Ministerio de Hacienda quiere cobrar 17.000 euros a un niño

El Ministerio de Hacienda reclama una deuda de 17.000 euros a un niño de 5 años, la madre lucha ahora para que un juez le permita renunciar en nombre del niño a esta deuda.

Deudas heredadas

Un niño de 5 años de edad debe al Ministerio de Hacienda unos 17.000 euros, al parecer, su padre se suicidó ante la impotencia de afrontar las deudas que tenía, por ello se designó al niño como heredero de la deuda y se le reclamó a la madre el dinero por ser la tutora legal. Tras la muerte del padre, la madre no podía pagar el alquiler de la vivienda por no tener ingresos, por lo que decidió marcharse a un pueblecito de la Sierra de Albarracín denominado Noguera, sólo tiene 125 habitantes y evidentemente necesita niños para que el pueblo continúe vivo.

La madre del pequeño, Ana Belén González, ha conseguido trabajo como camarera en el bar del pueblo, tiene un lugar donde vivir por un alquiler de 100 euros al mes y la oportunidad de rehacer su vida, lamentablemente ahora pesa otra losa sobre ella, el Ministerio de Hacienda no perdona y quiere cobrar los 17.000 euros al niño. Ana Belén lucha para que el juez le permita poder cursar la renuncia de las deudas en nombre de su hijo, debería ser posible ya que es la tutora legal. Tras la deuda está el fisco y la Seguridad Social, organismos que no parecen entender de dramas humanos o de situaciones que no tienen sentido alguno, como es este caso.

Pero hay que añadir más leña al asunto, además de deber el dinero mencionado, la madre y su hijo no pueden cobrar ni la pensión de viudedad ni la de orfandad, le deniegan estas prestaciones aún a sabiendas de que empeoran su situación. La madre explica que al Estado no le preocupan las personas que tienen pocos recursos, son quienes están menos protegidos y en eso estamos de acuerdo. Este es un drama de los muchos que se producen a diario, muchos niños se quedan sin hogar, viven por debajo del umbral de la pobreza y deben sufrir penurias que no se corresponden con lo que se supone un país desarrollado.

Ana Belén González y su hijo las han pasado de todos los colores, a la lamentable muerte del padre le han sucedido todo tipo de problemas y penurias, cuando por fin parecía que podían encauzar sus vidas, aparece el Ministerio de Hacienda queriendo cobrar 17.000 euros a un niño. ¿Hacienda somos todos?, por supuesto que no, se perdonan deudas millonarias a los más pudientes y a los que defraudan cantidades enormes de dinero, y sin embargo, no tienen compasión con esta y otras muchas familias que están pasando unos momentos muy duros. Para las administraciones, los ciudadanos de a pie somos simples números que deben cumplir con sus obligaciones fiscales, sólo esperamos que el juez sea algo más humano y permita la renuncia de la herencia. Podéis conocer todos los detalles de la historia a través del artículo publicado en La Voz de Galicia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...