Arma la mejor lonchera para tu hijo con estos sencillos trucos

Muchos chicos deliran por los dulces y las galletas, pero para la merienda no son recomendables. Debes buscar opciones nutritivas que sacien su apetito y le aporten vitaminas.

lonchera sana para los niños

El acelerado ritmo de la vida exige ser cada vez más organizados. De lo contrario, se descuidarán aspectos esenciales como la preparación del almuerzo de los niños. Son tantas las cosas que se deben hacer cuando sale el sol (alistar el uniforme, hacer el desayuno, fregar los platos…) que, a veces, el tiempo se acaba y se termina metiendo en la lonchera lo primero que se consigue. ¡Grave error!

Una buena nutrición garantizará el crecimiento de los chicos, así como su desarrollo físico e intelectual. Su dieta debe ser saludable, completa, equilibrada y lo más variada posible. Una galleta o un bocadillo no son suficientes para proveerle vitaminas y minerales que favorezcan el correcto funcionamiento de su organismo, y los protejan de enfermedades. Hay que esforzarse.

Tips para una buena alimentación

Es bien sabido que los niños sienten predilección por los dulces, las gaseosas y las chucherías, pero no hay que complacerlos en todo lo que pidan. Es preciso entender que una adecuada alimentación es su principal arma de defensa contra afecciones como la anemia, sobrepeso, diabetes, caries y otras. Además, evita los trastornos cognitivos y las dificultades de aprendizaje. De allí la importancia de seleccionar bien cada cosa que llevarán a su boca.

Si sientes que las horas no te alcanzan, puedes aprovechar el fin de semana para adelantar las comidas de tu hijo. Quizás algunas cosas no resulten de su agrado, pero debes educarlo a través del ejemplo. Si “esquivas” algún alimento, a excepción de que seas alérgico, tu niño hará lo mismo. Por otro lado, si caes en los excesos de productos empaquetados o bollerías, él lo hará también.

Debes actuar inteligentemente. Descubre cuáles vegetales o frutas le gustan a tu peque, y procura que nunca falten en la alacena o mesa. Sé creativa con las elaboraciones. Unas ovejas de coliflor o unas flores de zanahoria, volverán más atractivos sus platos.

Si está en edad de hacerlo, no temas en pedirle que te ayude en la cocina. Al sentirse partícipe de la tarea, se relacionará mejor los ingredientes. Además, estrecharán lazos de confianza y amor. Llevarlo al mercado y escoger juntos los comestibles, también dará grandes resultados. Aprovecha para explicarle sus beneficios y la manera en que éstos le ayudarán a crecer más cada día.

¿Pero qué incluir en la lonchera?

Las personas, pero especialmente los niños, necesitan ingerir frutas o verduras cinco veces al día. Asimismo, deben consumir hidratos de carbono y proteínas que le aporten energía. Entre el desayuno y el almuerzo deben comer uno o dos alimentos que cumplan esa función, y que le permitan saciar el apetito.

Una opción práctica para la lonchera son las frutas enteras, ya que son más sanas que un zumo. Le aportarán agua, minerales, vitaminas y fibra. Sin contar que son sabrosas, dulces y contienen pocas calorías.

La brevedad del recreo casi obliga a descartar los lácteos. Las alternativas rápidas como los yogures bebibles, poseen altos índices de azúcares y carbohidratos. Además, suelen terminar “almacenados” como grasas en el organismo.

Considera que las porciones de lácteos que un niño requiere por día son tres, y que una de ellas debe incluirse en el desayuno. Si quieres sumar una a su merienda, lo mejor es preferir un pequeño bocadillo de queso. No hagas uso del queso untable, las mantequillas de maní o las cremas de cacao. Tienen altas concentraciones de calorías y grasas saturadas. Algo similar pasa con las galletas, que suelen estar repleta de azúcares. 

Otros datos de interés

Lo aconsejable es que tu pequeño salga desayunado de casa. Por ende, la merienda será un aporte energético adicional y no un reemplazo del desayuno. Partiendo de esta base, las frutas abundantes en carbohidratos y de fácil absorción son una buena opción. Cada bocado brindará los minerales y vitaminas que tu pequeño necesita. También prevendrán males como el estreñimiento.

El pan integral resulta idóneo para aportar fibras. Combínalo con tortilla a la francesa o jamón. Opciones como pavo, pescado o pollo beneficiarán su óptimo desarrollo. Incluye de forma puntual las carnes rojas.

Si hablamos de menús completos, recuerda que debes incorporar proteínas, cereales, hortalizas o vegetales, y frutas. Conocer el aporte nutritivo de cada alimento te ayudará a tomar decisiones apropiadas al momento de cocinar. No dejes por fuera los carbohidratos. La carencia de ellos en los platillos se evidenciará en el agotamiento prematuro de tu pequeño.

Nada de jugos procesados, sodas, frituras y snacks llenos de sodio y colorantes. Salchichas guisadas, palitos de zanahoria, rebanadas de pollo y nuggets asados pueden estar en la lista. Recuerda, preparar una lonchera saludable es fundamental para el desarrollo infantil. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...