El maltrato infantil y los cambios genéticos

Estrés infantil

Un artículo publicado en el periódico digital El Mundo nos habla de la relación entre el maltrato infantil y los cambios genéticos. Es un estudio realizado por investigadores canadienses pertenecientes al Instituto de Salud Mental de Canadá, acaban de desvelar que el maltrato infantil puede provocar cambios genéticos que aumentan los riesgos del suicidio.

Hasta ahora podía ser difícil de creer que los factores psicosociales, como puede ser el maltrato, pudieran incidir y alterar la expresión de los genes. Sin duda, se trata de un descubrimiento revelador que cambiará la percepción del maltrato y del suicidio. Al parecer, el maltrato infantil logra alterar la expresión del gen NR3C1, este gen codifica una proteína que puede actuar como un factor de transcripción y a su vez, regulador de otros factores de transcripción (el factor de transcripción es una proteína que participa en la regulación de la transcripción del ADN), de ahí los cambios genéticos.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores realizaron una comparativa de diferentes muestras cerebrales pertenecientes a 12 suicidas de los que se había constatado no sufrieron maltrato infantil durante su infancia, y otras 12 muestras de suicidas que sí habían sufrido los malos tratos. Como punto intermedio y grupo de control, también se recogieron muestras de personas que habían fallecido por otras causas.

Se analizó la expresión del gen NR3C1 responsable de codificar el receptor de glucocorticoides, unas proteínas citoplasmáticas que intervienen en la regulación de la transcripción del ADN. Al parecer, los mecanismos que controlan la respuesta al estrés guardan relación con este gen, los abusos generan estrés y a su vez se altera el eje HHA (eje hipotalámico-hipofisiario-adrenal, en ingles HPA), parte esencial del sistema neuroendocrino que controla las reacciones del estrés y regula distintos procesos del organismo. El resultado fue concluyente y mostró un aumento de distintas formas psicopatológicas, entre ellas el suicidio fruto de la alteración genética.

Es necesario evitar a toda costa cualquier forma de maltrato o trauma infantil a fin de evitar el riesgo de que los niños puedan padecer determinados trastornos mentales.

El descubrimiento tiene dos matices especiales, por un lado se encuentra la prevención, evitar que los niños se enfrenten a factores estresantes que condicionen su vida, y por otro, encontrar un remedio factible que pueda modificar el gen presente en las personas que sufrieron malos tratos en la infancia y que padecen una conducta suicida.

Más información | Nature Neuroscience
Foto: AGphotographer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...