El lugar de residencia condiciona la preferencia de sabor de los niños

Un estudio determina que el lugar de residencia de los niños condiciona la preferencia que tengan por determinados sabores, gusta más a los niños un zumo de manzana natural en Alemania que en España.

Preferencias de sabor

Muchas personas creen que a la mayoría de los niños les encantan los dulces, las chucherías, la bollería, los refrescos, los snacks… alimentos que nos son muy saludables y que se relacionan con el sobrepeso y la obesidad. Se llega a la convicción de que son alimentos irresistibles para los más pequeños, tentaciones difíciles de evitar, sin embargo no existe una base científica que determine que esto es así.

Es evidente que la preferencia del sabor no es algo universal, lo que gusta a unos no gusta a otros, si además añadimos la diferencia de país, cultura, creencias, etc., las preferencias cambian significativamente. Ahora, un estudio ha determinado que el lugar de residencia condiciona la preferencia de sabor de los niños, evidentemente la residencia está asociada a los demás puntos citados. En esta investigación se trató de determinar si todos los niños tenían la misma predilección por los dulces y alimentos grasos mencionados, para ello se examinó a un total de 1.705 niños con edades comprendidas entre los 6 y los 9 años, originarios de Italia, Estonia, Chipre, Bélgica, Suecia, Alemania, Hungría y España.

La investigación pretendía determinar el gusto que tenían los niños por la sal, la grasa, el azúcar y el glutamato monosódico, las conclusiones obtenidas sorprendieron a los investigadores, las preferencias eran muy dispares entre los niños de los diferentes países. Los investigadores utilizaron galletas y zumo de manzana en diversas fórmulas, galletas más dulces o más saladas, zumo de manzana natural o con azúcares añadidos, etc. Ya que nos interesa más conocer los resultados de los niños españoles, diremos que hasta el 60% de ellos se decantaba por el zumo de manzana azucarado, si hablamos de galletas, hasta el 62% preferían las que tenían grasa añadida. Los valores se dispararon con la sal, un 70% de los niños eligió galletas con sales añadidas (podríamos decir saladitos). Finalmente, en lo que respecta al sabor umami procedente del glutamato monosódico, los niños españoles también fueron mayoría al elegir este sabor como preferido, un 65%.

Los niños alemanes, en cambio, preferían mayoritariamente el zumo de manzana natural sin añadidos, hablando de galletas con extra de grasa, hasta un 70% preferían este tipo de galletas. Los niños de Italia, Suecia y Hungría preferían mayoritariamente el zumo de manzana con azúcares añadidos. Es evidente que la cultura y la educación que reciben los niños, así como los hábitos que adquieren desde pequeños, condicionan sus preferencias en parte y éstas se delatan a la hora de realizar pruebas como esta.

Los investigadores apuntan que la preferencia de los niños por los sabores evolucionan paralelamente a su desarrollo, cuanto más mayores más desarrollan sus gustos por los alimentos dulces o salados. Hay que decir que en esta investigación también se tuvieron en cuenta los factores como el sexo, el nivel educativo de los padres, si practicaban deporte o eran sedentarios, si los padres les daban chucherías u otros alimentos como recompensa, etc. Se determinó que en el desarrollo del sabor infantil estos factores no influían.

Teniendo en cuenta que las preferencias de sabor son diferentes entre países, los programas dietéticos deberían ser más personalizados y centrados en cada país, la Unión Europea en ocasiones desarrolla programas para combatir el sobrepeso y la obesidad de una forma lineal, es decir, adaptada por igual a todos los países, esto podría ser un error ya que los resultados serían diferentes en cada país. A esto hay que añadir que a medida que los niños se desarrollan, sus preferencias de sabor cambian, parece que es necesario trabajar en programas más especializados y aplicarlos desde una pronta edad. Podéis conocer más detalles del estudio que hemos conocido a través de Agencia Sinc, a través del artículo publicado en la revista científica Science Direct.

Foto | kafeole

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...