El hierro

Importancia del hierro

El hierro es un mineral muy importante para el organismo, ya que desempeña múltiples funciones de gran importancia. Este mineral lo podemos encontrar en alimentos de origen animal, como es la carne o el pescado, y en alimentos de origen vegetal como por ejemplo las espinacas, aunque hay que destacar que el hierro que mejor se absorbe es el animal, que se encuentra en estado ferroso, aunque podemos mejorar la absorción en el caso de los vegetales tomando vitamina C o ácido ascórbico.

El hierro está presente en todas las células del cuerpo. Tenemos alrededor del 30% del hierro en forma de ferritina o hemosiderina, es decir, en moléculas de reserva, y el 70 % restante es el hierro funcional que forma parte de estructuras como de la hemoglobina, la mioglobina…

El hierro es importante porque interviene en la formación de la hemoglobina, es una proteína que interviene en el transporte sanguíneo de oxígeno y dióxido de carbono, en la reserva de oxígeno en el músculo, en la producción oxidativa del ATP (molécula cuya hidrólisis nos proporciona energía) y en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico y nervioso.

La ingesta recomendada de hierro es de 7 a 10 mg al día en el período de la infancia y en los adultos, en cuanto al período de lactancia, se precisa de unos 9 mg y en la gestación 27 mg al día.

Una deficiencia en hierro se puede originar por diferentes motivos, como por ejemplo, por un problema en su absorción, es el caso de personas que padecen una gastrectomía, o hipoclorhidria (dónde hay una ausencia del ácido clorhídrico, uno de los componentes del jugo gástrico), también se puede dar por un aumento en las necesidades de éste, como es en el período de crecimiento o gestación, por pérdidas hemáticas, como es por una menstruación abundante, por hemorroides, gastritis…

La deficiencia la dividimos, en ferropenia, donde se da una hiposideremia por la falta de reservas de este mineral, o una anemia ferropénica, donde hay una disminución de la hemoglobina, por lo que la persona que la padece puede sufrir anemia e inmunodeficiencias a nivel de la piel (produciendo palidez, glositis, que es una inflamación de la lengua…) y a nivel respiratorio (disnea de esfuerzo, dónde el individuo nota un malestar al respirar, fatiga…).

También puede aparecer una toxicidad por hierro por motivos como un aporte excesivo o bien porque la persona lo absorbe más fácilmente de lo normal, o por una anemia hemolítica (trastorno en el que hay una disminución por la destrucción de los glóbulos rojos), lo que se puede manifestar con hiperferritinemia o un aumento del hierro en los depósito de los tejidos entre otras cosas.

Foto | Jonny.hunter

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...