El estrés de los recién nacidos al separarlos de su madre

Según un estudio publicado en la Biological Psychiatry el hecho de separar a los bebés recién nacidos de sus madres, es estresante para ellos. Se ha estudiado su ritmo cardíaco mientras dormían piel con piel con su mamá y mientras lo hacen en una cunita al lado de la cama de su madre, y se ha demostrado que mientras el bebé duerme separado de su madre, tiene más estrés que cuando duerme pegado piel con piel.

Al parecer, según un estudio publicado en la Biological Psychiatry separar a los bebés recién nacidos de sus madres, es estresante para el bebé. Esta práctica es bastante común en muchos hospitales, es decir, una vez el bebé ha nacido se les separa de su mamá para realizar los estudios necesarios durante los primeros momentos y ver que todo está correcto. Más tarde se le suele llevar a una sala donde el bebé está cuidado y vigilado con otros recién nacidos mientras mamá descansa o bien se le coloca en un moisés cerca de mamá, pero no con ella piel con piel. Según este estudio, esta separación es muy estresante para el bebé.

Los recién nacidos necesitan el contacto piel con piel de su mamá.

Si hablamos de bebés que tengan algún problema médico o que haya nacido prematuro esta separación es mucho más radical y evidente, ya que deben pasar días o semanas en incubadoras mientras se curan o crecen. Si a esto le sumamos que, por ejemplo, el colecho (dormir con el bebé), que es algo que permitiría estar más tiempo al bebé junto a su mamá, lo desaconsejan desde la Academia Americana de Pediatría por su asociación al Síndrome de Muerte Súbita Infantil o SIDS, tenemos que los bebés, están mucho tiempo separados de sus madres. Y esto, les produce estrés.

Hoy en día se conocen este tipo de estudios que nos permiten mejorar esa relación madre – hijo y en especial la importancia que tiene crear vínculos entre padres e hijos, no sólo para mejorar ese estrés al que se ven sometidos los recién nacidos, sino para mejorar el impacto fisiológico, hasta ahora desconocido en los neonatos. De hecho, los humanos somos los únicos mamíferos a los que se les somete este tipo de separaciones nada más nacer.

Al parecer, el impacto fisiológico de esa separación se ha podido estudiar midiendo la variabilidad en el ritmo cardíaco del recién nacido mientras dormía con su mamá piel con piel y el ritmo que tenia mientras dormía en la cuna al lado de su madre. Los datos demuestran que la calidad y tranquilidad del sueño del bebé caía un 86% mientras dormía separado de su madre que cuando lo hacía dormidito pegado a su mamá, piel con piel. Además se vio incrementado en un 176% la actividad autónoma mientras dormía separado de su madre. El Dr. John Krystal, editor de Biological Psychiatry, dijo sobre estos resultados que: “Este documento pone de relieve el profundo impacto de la separación de la madre sobre el bebé. Sabíamos que esto era estresante, pero el estudio actual sugiere que esto es fisiológicamente estresante para el recién nacido.

Fuente | alphagalileo.org

Foto | Jax House en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...