El deporte y los niños con presión alta

Los deportes y la presión alta

De acuerdo con un informe recientemente publicado por la American Academy of Pediatrics (AAP) de los Estados Unidos, se estableció que los niños que sufren de aumento en la presión arterial pueden practicar deportes sin que esto implique un riesgo para su salud.

En la mayoría de los casos en que los niños y los jóvenes presentan un cuadro de aumento de la presión arterial, en realidad no se trata precisamente de la denominada hipertensión, que suele afectar a los adultos, sino que por lo general suele darse la llamada prehipertensión.

Esta patología se diagnostica precisamente cuando un niño presenta síntomas en los que se detecta un aumento de la presión arterial más allá de los parámetros normales, pero que a la vez no llega a ser un cuadro de hipertensión. No obstante, la prehipertensión es un trastorno que debe ser evaluado y controlado por el médico.

Sin embargo, y a pesar de que muchos especialistas de la salud han aconsejado durante años a los padres de niños con prehipertensión que los pequeños no realicen esfuerzos físicos, privándolos en la mayoría de los casos de la práctica de deportes, en la actualidad se sabe que el hecho de realizar ejercicios puede llegar a ser incluso beneficioso para quienes padecen de esta afección.

En este sentido, la American Academy of Pediatrics (AAP) aseguró en una de sus recientes publicaciones que aquellos niños y adolescentes que padecen de presión alta leve, es decir prehipertensión, pueden practicar deportes competitivos que requieren grandes esfuerzos físicos.

Por otra parte, la organización recomienda, tanto para los niños con prehipertensión como para los que padecen de hipertensión en la fase 1, que practiquen deportes para lograr así mejorar la circulación sanguínea.

Es importante destacar que sólo pueden practicar deportes competitivos aquellos niños y jóvenes que no han sufrido ningún tipo de daño orgánico mayor provocado por la presión alta, que en general afecta al sistema cardiovascular.

Además de la práctica cotidiana de deportes, se debe sumar un cambio en los hábitos y las costumbres de los niños que padecen de prehipertensión, con el fin de lograr reducir los niveles de presión y mejorar así su estilo de vida.

Para ello, es fundamental llevar adelante una alimentación equilibrada, implementar buenos hábitos y, por supuesto, llevar a cabo los controles médicos pertinentes cada seis meses.

Dentro de su publicación, la American Academy of Pediatrics (AAP) también puntualizó que en los casos de niños que han sido diagnosticados y se encuentra realizando tratamiento para la hipertensión, antes de llevar a cabo actividades deportivas deberán someterse a una serie de estudios y evaluaciones que determinen los riesgos que pueden aparecer durante la práctica del deporte elegido.

Es por ello que en aquellos niños que sufren de presión alta o hipertensión en la fase 2 se debe limitar la actividad deportiva, sobre todo en lo que se refiere a disciplinas que requieren de grandes esfuerzos físicos, tales como las artes marciales, la lucha, el ciclismo, el snowboard, levantamiento de pesas y demás.

Para poder practicar este tipo de deportes, los niños que padecen de hipertensión en la fase 2 deberán en primera instancia reducir los valores de la presión arterial, de acuerdo con el tratamiento elegido por el pediatra que atienda el caso.

Vía | Healthy Children, InfoBae
Foto | Stefan Schmitz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...