El consumo de pescado mejora la calidad del sueño y la capacidad cognitiva en los niños

Se ha considerado que el consumo de pescado afecta directamente a la mejora del cociente intelectual, considerándose un alimento del cerebro, pero ahora, un estudio demuestra que el consumo de pescado contribuye a la mejora del sueño en los niños, siendo lo que contribuye en realidad a mejorar la capacidad cognitiva.

Alimentación infantil

El consumo de pescado se ha asociado a una mejor cognición en los niños, muchos padres no conocen los motivos concretos pero les dicen a sus hijos que si comen pescado alimentan al cerebro y serán más inteligentes. Ahora conocemos los resultados de un estudio que muestra que no se trata de un mito, determinando, además, el mecanismo de esta relación, los expertos concluyen que el consumo de este alimento mejora el sueño y su mejora deriva en una mejor capacidad cognitiva en los niños.

El sueño tiene un papel mediador entre el consumo de pescado y la mejora de la capacidad cognitiva en los niños, recordemos que anteriormente hemos hablado de lo importante que es el sueño para un correcto descanso y un buen funcionamiento de las funciones cognitivas, lo que deriva en una mejor atención en clase, en la capacidad de concentración y resolución de problemas, etc.

En esta investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de Nueva York (Estados Unidos), se realizó un seguimiento a 541 niños en edad escolar, registrando los datos sobre el consumo de pescado que realizaban entre los 9 y 11 años, posteriormente, a los 12 años se evaluó el (C.I.) Cociente Intelectual. Se constató que un consumo más frecuente de pescado se asociaba con una mejor calidad del sueño y con una mayor puntuación en los tests para determinar el C.I., lo que muestra que el sueño es un factor que parcialmente media entre la ingesta de pescado y la mejor capacidad mental.

Los expertos comentan que tras analizar y tener en cuenta diferentes variables socioeconómicas y demográficas, los resultados que se han obtenido son consistentes, siendo este el primer estudio de su clase en el que se demuestra que el consumo de pescado ayuda a reducir los problemas de sueño y, por ende, beneficia al funcionamiento cognitivo de los niños a largo plazo.

Los resultados muestran que los niños que consumieron pescado al menos una vez por semana, tenían un C.I. casi cinco puntos más elevado que los que consumían pescado menos de una vez por semana, además, dormían más tiempo y la calidad del sueño era mucho mejor. Los expertos aclaran que aunque el estudio no puede probar que el consumo de pescado explique un Cociente Intelectual más elevado, así como la mejora del sueño, se constata que existe una clara relación, lo que posiblemente obligue a realizar nuevos estudios para determinarla con causalidad.

Los investigadores explican que los ácidos grasos omega 3 presentes en muchas especies de pescado mejoran la calidad del sueño, algo muy importante para el desarrollo físico e intelectual de los niños, por tanto, consideran que es importante replantear la dieta e introducir de un modo más regular en la alimentación de los niños el pescado. Cierto es que la investigación se ha realizado con niños chinos, pero sus resultados se pueden trasladar a las comunidades infantiles de cualquier país.

Pero como en todo, la moderación es algo que se debe tener en cuenta, los expertos comentan que hay que tener presente el consejo de que los niños consuman pescado de forma regular pero evitando los excesos. La razón es el exceso de mercurio que los niños pueden ingerir a través del pescado, recordemos que este alimento (especialmente si se trata de especies de pescado grandes) tiene altas dosis de este metal pesado que en vez de beneficiar al desarrollo neurológico de los niños, lo perjudica.

Por tanto, y según los resultados de esta investigación, el consumo de pescado mejora la calidad del sueño y la capacidad cognitiva en los niños, pero siempre en términos de moderación. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Nature.

Foto | Albert Yi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...