El consumo de leche entera se asocia a un menor riesgo de obesidad infantil

Un metaanálisis realizado por investigadores canadienses concluye que el consumo de leche entera se asocia a un menor riesgo de obesidad infantil. Hay que decir que los expertos apuntan que el metaanálisis tiene limitaciones, como que los estudios analizados eran de carácter observacional, por lo que la conclusión se puede cuestionar.

Relación entre la leche entera y la obesidad

Según los resultados de una investigación realizada por expertos del Departamento de Ciencias Nutricionales de la Universidad de Toronto (Canadá), el consumo de leche entera se asocia a un menor riesgo de obesidad infantil. La investigación es un metaanálisis de 28 estudios realizados en siete países, en los que participaron casi 21.000 menores con edades comprendidas entre los 12 meses y los 18 años.

Los investigadores comentan que es importante comprender la relación entre la grasa de la leche de vaca y el riesgo de sobrepeso u obesidad, ya que en el caso de Canadá y Estados Unidos (aunque podríamos añadir muchos otros países del mundo), los menores consumen leche de vaca a diario, siendo un alimento importante en el aporte de grasa en la dieta. Se planteó llevar a cabo el análisis de los estudios debido a la gran cantidad de resultados contradictorios arrojados en las investigaciones, estudios y metaanálisis realizados hasta el momento.

Según algunas investigaciones, una mayor ingesta de leche de vaca en la infancia se asocia a una mayor estatura y a una mejor salud ósea y dental, sin embargo, estos estudios realizaron una evaluación del consumo total de lácteos, sin considerar específicamente la grasa que contiene la leche de vaca. Teniendo en cuenta que las pautas dietéticas que se recomiendan en Canadá y Estados Unidos determinan que es mejor consumir productos lácteos con un contenido reducido en grasa, los expertos consideraron que su análisis arrojaría algo más de luz sobre esta recomendación.

Según los resultados, los niños y niñas que seguían esta recomendación, a los dos años de edad no tenían un menor peso que los que consumían leche entera. El metaanálisis arroja que 18 de los 28 estudios sugerían que el consumo de este tipo de leche reducía la probabilidad de tener sobrepeso u obesidad, los 10 estudios restantes no identificaron una asociación entre el consumo de leche entera y la adiposidad.

El metaanálisis muestra que los niños, niñas y adolescentes que consumieron leche entera (3.25% de grasa), en comparación con los niños que consumieron leche con contenido reducido en grasa (0.1-2%), tenían menos probabilidades de tener sobrepeso u obesidad. Pero hay que tener en cuenta algunas limitaciones que tenía la investigación, como que los estudios analizados eran observacionales, lo que no proporciona la certeza de que la leche entera se asociara a un menor riesgo de sobrepeso y obesidad, a esto hay que sumar otros factores que podrían haber incidido en la reducción de este riesgo y que no se tuvieron en cuenta.

Entonces, ¿de que sirve realizar un metaanálisis de estudios cuyo rigor y calidad se pueden cuestionar? Parece evidente que esas limitaciones encontradas obligan a que se lleve a cabo una nueva investigación a largo plazo que incluya un ensayo clínico, a fin de poder determinar si realmente el consumo de leche reduce el riesgo de una mayor concentración de adiposidad en el organismo.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica The American Journal of Clinical Nutrition.

Foto | Lars Plougmann

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...