El consumo de algunas grasas es bueno para la salud

La grasas en la alimentación infantil

Si bien, por lo general los nutricionistas y los médicos pediatras suelen recomendar a los padres establecer una alimentación equilibrada para sus hijos, que permita que el niño se desarrolle correctamente mediante el consumo de los nutrientes necesarios para su crecimiento, esto no significa que debamos eliminar las grasas de la dieta de nuestros hijos.

La mayoría de los padres cometemos el error de creer que toda la comida que contiene grasas es mala, asimilando que las mismas corresponden a los alimentos basura o bien que no aportan los nutrientes que requiere el organismo de los pequeños.

De acuerdo con la opinión de los expertos, ésta es una gran equivocación, ya que en realidad desde hace años los especialistas aseguran que el consumo de ciertas grasas dentro de una alimentación balanceada, permite obtener beneficios que mejoran el organismo de los niños.

Como todos sabemos, un niño bien alimentado a través de una dieta bien seleccionada podrá crecer normalmente y logrará desarrollar sus capacidades intelectuales de manera eficaz. Por el contrario, los pequeños que llevan una alimentación baja en nutrientes y proteínas, suelen presentar problemas de desarrollo e inconvenientes en su evolución del aprendizaje.

Con el constante bombardeo de dietas para estar en forma y el fantasma siempre presente de la obesidad, desde hace años sólo se hace hincapié en las desventajas que representa el consumo de grasas, sin diferenciar que, en realidad, existen grasas “malas” y grasas “buenas”, que aportan a nuestro organismo la energía necesaria que requiere.

Es por ello, que lo más importante es saber identificar claramente cuáles son los alimentos que contienen grasas que se deben evitar, y cuáles son las comidas que incluyen grasas que podemos incorporar a nuestra dieta para mejorar nuestro estilo de vida.

Este punto suele cobrar mayor importancia cuando establecemos la alimentación de los niños, ya que tengamos en cuenta que los pequeños requieren de un menú variado que les aporte lo necesario para cumplir con las etapas del crecimiento.

El consumo de grasas es considerado por los especialistas como un elemento esencial para lograr un buen funcionamiento del organismo, ya que las grasas se caracterizan por ser una fuente de energía, contribuyen a prolongar la sensación de saciedad y favorecen una digestión más lenta.

¿Cuáles son las grasas “buenas”?

En principio, cabe destacar que de acuerdo con la composición química de las grasas, éstas se clasifican como ácidos grasos saturados y ácidos grasos insaturados.

Precisamente son las grasas saturadas aquellas que aportan beneficios para nuestra salud, ya que las mismas son por lo general de origen animal. Si bien el consumo de las mismas debe ser equilibrado, para evitar problemas de aumento de colesterol en sangre, lo cierto es que deben ser consumidas diariamente debido a que aportan la energía necesaria para el organismo.

En cuanto a las grasas trans, su consumo debe ser sumamente cuidado, ya que tienden a elevar rápidamente el colesterol. Este tipo de grasas suelen estar presentes en productos tales como las margarinas, mayonesas, dulces, cremas y casi todos los alimentos del ámbito de la pastelería.

Por último, las llamadas grasas poliinsaturadas representan una importante fuente de Omega 3 y Omega 6, componentes imprescindibles para la salud del organismo, por lo cual los especialistas suelen recomendar su consumo, sobre todo en los pacientes que presentan colesterol alto, elevados depósitos plaquetarios y aumento de la presión arterial. Las grasas poliinsaturadas las podemos encontrar en todos los aceites de origen vegetal.

La base de un organismo fuerte está dada justamente por una alimentación equilibrada y balanceada, por lo que nuestros hijos deben mantener una rutina alimenticia acorde a su edad.

Vía | InfoBae
Foto | Nerd Core Girl

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...