El comportamiento de los niños está relacionado con la microbiota intestinal

Una curiosa investigación muestra que existe una relación entre el comportamiento de los niños y la microbiota Intestinal, los expertos han encontrado que existen variaciones significativas en las comunidades bacterianas de niños que se portan bien y niños que se portan mal.

Investigación sobre el comportamiento infantil

Según los resultados de una investigación realizada por expertos de la Universidad Estatal de Oregón (OSU), el comportamiento de los niños está relacionado con la microbiota intestinal, apuntando que los menores que tienen un mal comportamiento pueden tener bacterias intestinales diferentes a las de los menores que tienen un buen comportamiento. Los expertos aseguran que el estado de ánimo de los padres y lo que sirven para comer, puede desempeñar un papel clave en el desarrollo de las bacterias del microbioma intestinal de sus hijos.

Parece ser que los expertos plantearon la teoría de que podrían existir aspectos del microbioma intestinal, que explicaran la variación del comportamiento en los niños. Para probar la teoría reclutaron a un grupo de 40 niños y niñas con edades comprendidas entre los 5 y 7 años.

El grupo de investigación recogió y analizó muestras de heces de los menores a fin de identificar los distintos tipos de bacterias que formaban el microbioma intestinal, además, solicitaron a los padres que apuntaran todo lo que los menores consumían a lo largo de una semana, cumplimentando, además, una serie de cuestionarios sobre el comportamiento, el estilo de vida, etc., que mantenían sus hijos e hijas.

Los expertos realizaron un estudio metagenómico, técnica de secuenciación del genoma completo que muestra la composición y especies de bacterias que viven en el intestino. Tras analizar los resultados, se determinó que existían variaciones significativas en las comunidades de microorganismos, que estaban asociadas a problemas del comportamiento y otros problemas sociales, también se constató que los niveles de estrés de los padres y la calidad de la relación que mantenían con sus hijos e hijas, parecían estar fuertemente vinculados a la composición de microbioma intestinal.

Los investigadores descubrieron que no sólo existen asociaciones significativas entre las métricas de riesgo socioeconómico y la desregulación conductual con el microbioma, sino que la calidad de la relación padres-hijos y el estrés parental, moderaban estadísticamente estas relaciones. Descubrieron asociaciones entre taxones individuales (grupos de organismos) y los diferentes procesos metabólicos que se llevan a cabo en el microbioma, con la desregulación conductual y los riesgos socioeconómicos. Se constata que existe una interactuación entre el microbioma y el entorno psicosocial, lo que probablemente influye en el desarrollo del comportamiento.

Se sabe que los factores ambientales y la genética pueden afectar al comportamiento de los niños, ahora hay que añadir que, en teoría, el microbioma intestinal está implicado en el comportamiento infantil. Hay que apuntar que los expertos no dicen que el microbioma sea la causa del buen o mal comportamiento, ya que existe la posibilidad de que el comportamiento sea lo que provoque cambios en las comunidades bacterianas que habitan en el intestino. Por cierto, merece la pena destacar este estudio de la Universidad de Turku, en el que se asociaba el temperamento del bebé con especies concretas de la flora intestinal, ¿han tenido en cuenta los expertos los datos de este estudio?

Sin duda, se necesitan más estudios que logren mostrar relaciones concretas entre el comportamiento y las comunidades bacterianas que habitan en el intestino, podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica mBio.

Foto | Thomas Ricker

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...