El chupete previene la muerte súbita del bebé

Una investigación australiana explica por qué el chupete previene la muerte súbita del bebé, sin embargo todavía no se ha encontrado la forma de evitar este tipo de muertes.

Muerte súbita

Ya hace tiempo que algunos especialistas determinaban que el chupete podía prevenir la muerte súbita en los recién nacidos, estudios anteriores en los que se revisaron un gran número de investigaciones y documentación científica, consideraban el chupete durante el sueño del bebé como un factor de protección, pero todavía no se conocía el mecanismo, aunque sí se apuntaban algunos beneficios, como por ejemplo, que la lengua se mantenga en una posición anterior, algo que favorece el tono muscular de las vías aéreas, o el incremento de los niveles de inmunoglobulina A resultante de la succión, o que el chupete actuaba como mecanismo para evitar que boca y nariz se obstruyeran al poner el bebé la carita sobre el colchón, etc.

Pues bien, un estudio realizado por investigadores australianos del Monash Institute of Medical Research, explica por qué el chupete previene la muerte súbita del bebé, según los resultados actuales el chupete mejora el control cardíaco, algo que reduce el riesgo de muerte súbita. Los investigadores han explicado que este tipo de muerte se relaciona con un fallo del sistema cardíaco, un fallo en la presión sanguínea (caída), desajuste de los latidos del corazón, o la imposibilidad de despertarse cuando se deja de respirar. Los resultados del estudio se han expuesto en la reunión anual de las Sociedades Académicas Pediátricas que se ha celebrado en Estados Unidos, estos datos permiten tomar un nuevo rumbo en la prevención de la muerte súbita.

Para llegar a esta conclusión los investigadores centraron el trabajo en el impacto del chupete en el ritmo cardíaco y en la presión sanguínea de los lactantes, analizaron a un grupo formado por 37 bebés en tres etapas distintas, de dos a cuatro semanas de vida, de dos a tres meses de vida y de cinco a seis meses de vida. Así mismo, se formaron dos grupos de niños, los que utilizaron el chupete durante el sueño y los que no lo utilizaron, a esto hay que añadir que también hicieron dormir a los bebés boca abajo (postura no recomendable) siempre con supervisión para garantizar que no se produjera ningún problema. En este caso se pretendía constatar cómo afectaba el uso del chupete al ritmo cardíaco y la presión sanguínea.

Succionar el chupete mejoraba la variabilidad del ritmo cardíaco y la presión sanguínea en los bebés de entre dos y cuatro semanas de vida, algo que reduce la posibilidad de muerte súbita, sin embargo, queda mucho que investigar. Los especialistas indican que no se ha determinado cómo se puede evitar este tipo de muerte, pero en todo caso, sabemos que el uso del chupete reduce ese riesgo.

De todos modos hay que decir que existen varias discrepancias al respecto, algunos países no recomiendan el uso del chupete, otros sí. En el caso de España, se desaconseja su uso en bebés lactantes antes de que cumplan el primer mes de vida, la razón es que se considera que el chupete podría ser un elemento que causara problemas en la lactancia materna. Esto nos lleva a deducir que posiblemente se realizarán nuevos estudios para ratificar los resultados, no es la primera vez que un estudio termina siendo desmentido, por tanto, esperaremos a los nuevos resultados.

Vía | Abc.net
Foto | Mykola Velychko

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...