El cambio climático convertirá a la Tierra en un planeta de niños hambrientos

Un informe publicado por Oxfam América advierte que el cambio climático convertirá a la Tierra en un planeta de niños hambrientos, el aumento de las temperaturas amenaza la seguridad alimentaria de los habitantes de los países más deprimidos, especialmente sufriran las consecuencias los niños.

Hambruna infantil

Cada vez se producen más desastres naturales provocados por el cambio climático, pero existen otros desastres que se harán notar más a medida que pasan los años y la temperatura de la Tierra aumenta. La variación de las temperaturas y los eventos medioambientales van a provocar serios problemas para producir alimentos, a esto sumamos que en el año 2050 se alcanzará un volumen poblacional cifrado en unos 9.000 millones de personas.

Ayer se publicó un informe de Oxfam América, organización que lucha contra la pobreza, el hambre y la injusticia, con presencia en más de 90 países. En este informe se advierte que a consecuencia del cambio del clima y los problemas para producir alimentos, el precio de los éstos podría duplicarse en el año 2030, vaticinan que en el año 2050 el número de niños desnutridos menores de 5 años superara los 25 millones, algo que no ocurriría en un mundo sin la amenaza del calentamiento global. El cambio climático convertirá a la Tierra en un planeta de niños hambrientos, por ello pide más esfuerzo y compromiso por parte de todos los países de nuestro planeta, para evitar esa posible situación.

La semana que viene, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) publicará un informe con las nuevas evidencias sobre el impacto que va a tener el cambio climático sobre el hambre a nivel mundial, en dicho informe se refleja que el hambre y su impacto será más duro y rápido de lo que se creía, especialmente lo va a sufrir la población infantil de los países en vías de desarrollo. Una pequeña variación de la temperatura en una zona de sólo uno o dos grados puede dar al traste con los cultivos, afectar a la pluviosidad, aumentar las plagas, incrementar las inundaciones y los incendios, mil y un desastres de los que se advierte desde hace años.

Oxfam pone algunos ejemplos, las inundaciones extremas que sufrió Pakistán en el año 2010, en las que se destruyeron unos dos millones de hectáreas cultivadas y mató a un 40% de la ganadería en las zonas afectadas. A esto sumamos que se tuvo que retrasar la siembra de invierno, lo que incrementó aún más el problema de la falta de alimentos. Consecuencia de todo aquello, el precio de alimentos básicos como el arroz o el trigo se incrementaron significativamente, haciéndose más inalcanzables para los sectores más deprimidos de la población. En el país, ocho millones de personas tuvieron serios problemas para alimentarse.

Cada año se baten récords en lo que respecta a acontecimientos climáticos que afectan seriamente a la agricultura y a la disponibilidad alimentaria, perjudicando directamente a la lucha contra el hambre, a medida que el cambio climático avance, los problemas relacionados con la subida del precio de los alimentos y el hambre se irán agravando. Claro, que Oxfam no es la única organización que augura un incremento significativo del hambre en el mundo, son varias las asociaciones y organizaciones que solicitan cambios profundos para intentar mitigar los efectos del cambio climático y trabajar para desarrollar nuevos sistemas que puedan garantizar la seguridad alimentaria.

Oxfam tiene algunas sugerencias para reducir el riesgo de hambruna, dado que el cambio climático es una realidad y no se puede revertir, pide que se consagre el derecho a la alimentación por ley, que se amplíen los programas de redes de seguridad alimentaria, como por ejemplo los almuerzos escolares gratuitos, las ayudas económicas para inversión en sistemas de riego y sistemas tecnológicos a los pequeños agricultores, etc.

La organización solicita que se luche contra el calentamiento global, quizá no se puede frenar pero sí reducir minimizando las emisiones de gases de efecto invernadero, desarrollar políticas de cooperación ambiental, etc. Si no se empieza a trabajar ya en serio, se augura un planeta de niños hambrientos y un índice de mortalidad infantil muy elevado, todos los pasos dados en la lucha contra la desnutrición y el hambre habrían servido de poco.

Hasta que el IPCC publique su informe sobre la situación la semana que viene, os recomendamos dar un vistazo a este informe (Pdf) publicado por Oxfam América, para adquirir conciencia sobre el grave problema que se cierne sobre los niños de los países más desfavorecidos de próximas generaciones.

Foto | Feed My Starving Children (FMSC)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...