El bullying entre hermanos incrementa el riesgo de depresión

Un estudio confirma que el bullying entre hermanos incrementa el riesgo de depresión, ansiedad y autolesión en las víctimas, hasta el doble en comparación con los niños que no han sufrido el acoso de sus hermanos.

Bullying en la infancia

Anteriormente ya os hemos hablado del bullying entre hermanos, un problema más habitual de lo que podamos creer y que tiene serias consecuencias, puede afectar a la salud mental de uno de los hermanos. Sobre este tema realizó un la Academia Americana de Pediatría, cuyos resultados no dejaban lugar a dudas, las agresiones verbales o físicas reiteradas, robo de juguetes, etc., provoca que los niños tengan una peor salud mental.

Ahora, un nuevo estudio realizado por expertos del University College de Londres y las universidades de Oxford, Warwick y Bristol, concluye que el bullying entre hermanos incrementa el riesgo de depresión, corroborando el estudio que el año pasado publicó la Academia Americana de Pediatría. En este estudio participaron 7.000 niños menores de 12 años entre el año 2003 y 2004, los investigadores enviaron a sus familias un cuestionario en el que se realizaban preguntas relacionadas con los hermanos, si se sentían intimidados por ellos, si les decían palabras desagradables, si les ignoraban, les golpeaban, inventaban mentiras sobre ellos, etc.

Seis años más tarde contactaron de nuevo con las familias con el objeto de evaluar la salud mental de los niños que participaron en el estudio. La mayoría de los niños (6.114) aseguraron que no habían sufrido intimidación por parte de sus hermanos, en este grupo de niños se constató que a los 18 años de edad, un 6’4% tenían síntomas de depresión, un 9’3% ansiedad y un 7’6% se habían autolesionado cuando tenían 17 años. El resto de niños (786) habían contestado en su momento que habían sido intimidados por un hermano en varias ocasiones y casi se podría decir que con relativa frecuencia, en este grupo se observó que los niños eran dos veces más propensos de sufrir depresión (12’3%), ansiedad (16%) o a autolesionarse (14%).

Segmentando por sexo, las niñas eran ligeramente más propensas a ser víctimas del bullying entre hermanos que los niños y especialmente en aquellas familias con tres o más hijos, en la mayoría de casos el hermano mayor era el acosador. Según la investigación, la edad media a la que las víctimas empezaron a sufrir el acoso del hermano se estableció a los 8 años. Los expertos explican que no pueden asegurar que la intimidación provocase que los niños sufrieran depresión y el resto de problemas mencionados, pero a la vista está que el riesgo se duplicó con respecto al grupo de niños que afirmaron no haber sufrido el acoso de un hermano.

Resulta curioso, si esto ocurre en la escuela tendría repercusión, pero al ocurrir en el seno familiar parece que pasa inadvertido, el bullying entre hermanos puede estar causando daños a la víctima a largo plazo, los expertos explican que deben seguir investigando en el tema, pero consideran que es fundamental que los padres escuchen más a sus hijos. Como sabemos, en ocasiones los hermanos se profieren agresiones verbales y físicas, se muestran desprecio, rompen objetos personales, etc., son problemas a los que los padres no les dan tanta importancia y se llega a considerar algo normal, argumentan que son celos entre hermanos, pero quizá es bullying y no ven que la víctima lo está pasando mal y puede tener problemas en un futuro.

Según leemos aquí, algunos expertos recomiendan a los padres hablar con sus hijos si detectan problemas entre hermanos, hay que intentar eliminar el problema antes de que se agrave y derive en un mal mayor, hay que olvidarse de que se trata de una simple rivalidad entre hermanos. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Pediatrics.

Foto | CarbonNYC

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...