El bebé y el espejo

El bebé y el espejo

Cuando los bebés llegan a una edad en la que comienzan a entender lo que pasa a su alrededor, que suele ser sobre los 18 meses aproximadamente, una forma de hacerles disfrutar y pasar un buen rato es ponerles frente a un espejo.

Cuando se ve reflejado el bebé en el espejo y se dan cuenta de que son ellos mismos comienzan a hacer muecas y a reírse al ver que su imagen hace lo mismo. Entonces es cuando se da lo que en psicología es el denominado Estadio del Espejo, aunque para ello tienen que darse dos circunstancias a la vez, en primer lugar debe de haber la suficiente maduración de las áreas del cerebro especializadas en la percepción y procesamiento de la información visual. Y en segundo lugar debe de haber alguien que le sirva de estímulo, su mamá, su hermano mayor, su abuela… Esto le servirá para reconocerse como persona autónoma.

Además puede servirte la ocasión para comenzar a señalarle las partes de su cuerpecito y que así el mismo pueda contemplarlas y señalarlas, de esta manera tendrá facilidad para ir reconociéndolas y para ir aprendiendo los nombres de cada parte de su anatomía. Un juego el de el bebé y el espejo a la vez que una manera de educarle, siempre hay que aprovechar cualquier oportunidad de aprendizaje y de diversión.

Foto| jeecis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...