El Asma infantil y el incienso

Problemas respiratorios infantiles

Según una investigación realizada por expertos de la Universidad Nacional de Taiwán, existe una relación entre el asma infantil y el incienso, un preparado en forma de barra larga que contiene resinas aromáticas vegetales y aceites esenciales que cuando se prende fuego desprende un humo fragante. Al parecer, el incienso incrementaría el riesgo de sufrir asma en los niños.

Para determinar la relación entre el asma infantil y el incienso, los investigadores evaluaron a 3.764 niños mediante un cuestionario para conocer información sobre su salud respiratoria y el grado de exposición al incienso. Como sabemos, la quema de incienso es una práctica habitual y extendida en las culturas asiáticas, que no sólo está asociada a los ritos religiosos, también a proporcionar un aroma agradable en el hogar.

Los niños que vivían en hogares en los que la quema de incienso es habitual, tenían hasta un 36% más posibilidades de sufrir asma y un 64% de sufrir sibilancias, sonidos que produce el aire cuando pasa por las vías respiratorias que están congestionadas, es un síntoma asociado a los problemas respiratorios.

A través de la publicación digital El Universo, podemos saber que además de los riesgos detectados, se determinó que un 3% de los niños sufrían asma y un 5% tenía sibilancias. A esto hay que añadir que los investigadores han encontrado una variación genética que también es responsable del incremento del riesgo de asma. Hasta un 48% de los niños del estudio carecían de las copias del gen GSTT1, responsable de codificar la enzima Glutatión S-transferasa theta-1, implicada en diferentes procesos biológicos y protectora del daño oxidativo que pueden provocar diversos agentes químicos medioambientales como por ejemplo el humo del tabaco.

Carecer de la variación genética reduce la protección del organismo y por tanto, se incrementa el riesgo de sufrir asma. Según el estudio, los niños que no poseían la copia del gen eran un 43% más susceptibles de sufrir asma, y aquellos que vivían en hogares donde habitualmente se quemaba incienso, eran hasta un 78% más propensos a padecer esta enfermedad. Ante estos datos es evidente que hay que tener cuidado y evitar quemar incienso en hogares con niños, ya que éstos podrían carecer de la enzima Glutatión S-transferasa theta-1.

Puedes conocer más detalles del estudio a través de la publicación científica European Respiratory Journal.

Foto | echiner1

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...