El 50% de los niños autistas puede llevar una vida bastante normal

Con el tratamiento adecuado, a tiempo, y con la ayuda de los profesionales capacitados, los niños autistas tienen una gran oportunidad de crecer llevando una vida lo más normal posible.

Recordando que el día de ayer, 2 de abril, fue el Día Mundial de Concientización sobre el Autismo vale la pena seguir hablando sobre lo mucho que se ha avanzado en el conocimiento de este problema que interviene en la vida de muchos niños, y por ende, de sus familias.

Si bien luego del diagnóstico de un niño autista llega una ola de dudas e incertidumbres a cerca de cómo será su vida a partir de eso, lo cierto es que con tratamientos y respaldo experto detrás, estos niños pueden salir adelante de forma sumamente positiva.

Las cifras indican que el 50% de los niños autistas pueden llevar una vida bastante normal, siempre y cuando realicen terapias y sean estimulados de forma constante por especialistas y por los miembros de su propia familia. A su ritmo y propio estilo estos niños pueden comenzar a comunicarse y a interactuar de forma cada vez más sana con su entorno.

Lo malo es que lamentablemente se sabe que muchos niños con autismo no tienen tal oportunidad para salir adelante ya que los tratamientos son sumamente costosos en algunos casos, y de hecho, aun hoy en día no hay suficientes instituciones especializadas en el tratamiento de niños con autismo.

El doctor Ernesto Reaño, psicólogo clínico en Autismo y Asperger, indica que uno de los factores claves a la hora de tratar con estos niños es un diagnóstico oportuno, para eso hay que prestar atención a la aparición de los primeros síntomas, que generalmente tienen lugar durante el primer año de vida.

“Posiblemente vemos a un niño que no responde a su nombre, que no fija la mirada o que le es indistinto estar con personas que estar con objetos”.

Los niños autistas también encuentran problemas para soportar alteraciones a la rutina, cambios en el entorno y determinados tipos de sonidos comunes en un hogar, como el timbre, la licuadora en funcionamiento o un teléfono muy insistente, aunque claro, cada niño tiene sus particularidades personales a su vez.

El secreto para una vida feliz en el niño autista es el tratamiento temprano, según determina la doctora Mapy Chávez Cueto, analista conductual de la organización Alcanzando:

“Si empieza una intervención temprana, antes de los 3 años, basada en el uso de análisis aplicado al comportamiento de manera intensiva, el 50% de estos niños van a desarrollarse típicamente. A la edad de 5 o 6 años van a incorporarse y a tener una vida como la tuviera cualquier otro niño”.

Vía | Radio Perú
Foto | mr brown

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...