Educación infantil en el hogar, tendencia al alza

Educación

Como sabemos, la educación infantil en casa es una alternativa que eligen algunos padres para educar a sus hijos, de hecho algunas familias creen que es la mejor opción para que los niños reciban una enseñanza de calidad. En los países industrializados, la educación infantil en el hogar experimenta un notable crecimiento, cada vez son más padres los que deciden no escolarizar a sus hijos y ser ellos mismos los que impartan clases formativas, siendo en algunos casos y según la opinión de algunos padres, una educación ejemplar que logra superar lo que ofrecen las escuelas. Tomando como ejemplo Estados Unidos, es interesante dar un vistazo a las cifras facilitadas por el Departamento de Educación del país.

En el año 1999 el número de niños que recibieron formación académica en el hogar fue de unos 850.000. El incremento experimentado ha sido lento pero constante, en el año 2007 fueron educados en el hogar un millón y medio de niños con edades comprendidas entre los 5 y los 17 años, lo que equivale a un 2’9% de los menores del país escolarizados y un aumento del 74% con respecto a 1999. Según una investigación del National Home Education Research Institute, en el año 2010 la cifra ya alcanzó los 2’2 millones de niños, es decir, el incremento experimentado ha sido mucho mayor y parece que el número de padres que optan por esa alternativa académica se acelera. Curiosamente educar en el hogar en los primeros tiempos de la historia de este país era algo habitual dado que no había suficientes escuelas construidas y los padres que vivían en lugares alejados de las ciudades optaban por este tipo de educación.

Los padres cuestionan la formación que ofrecen las escuelas convencionales y optan por convertir el hogar en un centro formativo en el que aprender, una gran ventaja son las nuevas tecnologías y el acceso a internet, algo que facilita en gran medida esta tarea. La educación infantil en Estados Unidos es obligatoria y las normas no están estandarizadas, cada Estado tiene las suyas propias, sin embarg,o en todos ellos se permite la educación en el hogar. Claro que en la mitad de estos Estados no existe un control o seguimiento por parte de los organismos competentes sobre la educación en el hogar y sobre los procedimientos y sistemas que se emplean para ello.

Evidentemente los padres que cuentan con una formación académica tienen más posibilidades de ofrecer una educación de calidad en el hogar, a través del artículo de El Universo, podemos conocer casos como el de una científica que optó hace unos años por este tipo de educación y ayudar a que los niños mejoraran sus conocimientos en matemáticas e historia, así mismo pretendía que fueran pensadores independientes y que pudieran estudiar sobre todo aquellas asignaturas en las que estuvieran interesados. En este sentido creemos que es una buena idea, ya que se logran unos resultados más significativos, no es lo mismo estudiar algo que gusta o que disgusta. Los niños también estudian idiomas como el italiano o el latín, realizan proyectos, ejercicios, dedican más tiempo a la lectura, recordemos que es uno de los pilares para desarrollar el pensamiento lógico, el intelecto, la imaginación, etc.

La educación y formación académica de los niños en casa empezó a despuntar en Estados Unidos en la década de los 60, en aquella época un grupo de padres optaba por esta solución al rechazar lo que consideraban una industrialización de la educación formal infantil, preferían algo más natural, orgánico, directo. Posteriormente fueron padres de grupos religiosos conservadores los que se decantaron por esta solución, lo hacían porque rechazaban la secularización (la pérdida del carácter religioso). Retomando de nuevo el presente, como decíamos al principio, las nuevas tecnologías y el uso de internet facilitan la tarea educadora en el hogar, se puede desarrollar un plan de estudios con un coste reducido e incluso a coste cero. Se estima que al menos dos tercios de los niños que cursan estudios en el hogar lo hacen por razones morales o religiosas, otra parte lo hace para evitar algunos peligros como la violencia, las drogas y la deficiente calidad de la enseñanza, también influye el coste de las escuelas o el lugar de residencia (muy alejado de la escuela).

En el caso de nuestro país, según la Constitución Española es obligatoria la educación de los menores, sin embargo, no es obligatoria la escolarización, esto implica que es viable la educación infantil en el hogar. En este caso, los servicios sociales se encargan de determinar la situación, el estado y el desarrollo de los niños, si todo transcurre según lo previsto no existe ningún problema para educar a los pequeños con este sistema. Con los tiempos de crisis económica que vivimos y el gran número de familias que tienen recursos limitados, no sería extraño que en nuestro país se incrementara el número de familias que optan por esta alternativa, sería interesante tener datos al respecto.

Foto | Msk13

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...