Discriminación lingüística en la educación

Aprender en otro idioma

Hoy hemos conocido un caso de discriminación lingüística en la educación que es de denuncia, al parecer, un niño gallego de nueve años que habla en castellano, ha tenido que cambiarse a un colegio situado a 17 kilómetros de su casa para poder estudiar algunas asignaturas en castellano. El pequeño Esteban vive en Brión (La Coruña) y estudiaba en el colegio público de esta localidad, el año pasado a la hora de adquirir los libros escolares, sus padres le compraron el libro de la asignatura de Conocimiento del medio en español, comunicándoselo previamente a la dirección del centro escolar.

El colegio advirtió que este era un libro escrito en lengua española y que estaba prohibido, sólo las asignaturas de educación física y Lengua castellana se impartían en este idioma, el resto se debía impartir en gallego. La madre denuncia que el colegio no actúa a favor de la educación y destaca las contradicciones en su política lingüística en la educación, un ejemplo es la asignatura de matemáticas, ésta debe ser impartida en castellano, pero la dirección escolar ha repartido libros de matemáticas gratis en gallego. Los exámenes y todo el material de esa asignatura están exclusivamente gallego.

Parece ser que la actitud del centro es encauzar la educación únicamente en gallego, algunas madres quisieron seguir la iniciativa de los padres citados y comprar los libros de las demás asignaturas en castellano, pero la actitud del centro escolar las desanimó. Profundizando un poco más en el tema, la madre del pequeño Esteban asegura que su hijo era un buen estudiante, pero a pesar de ello empezó a suspender varias asignaturas a partir de que se le reprochara que era castellano y por tanto un fracasado, vaya, que hablar en español es ser un fracasado. Una de las profesoras llegó a decir que el niño le daba pena porque no sabía hablar bien gallego. Será cuestión de recordarle que el decreto lingüístico da el mismo valor a la enseñanza en castellano y gallego, algo que destacábamos en el post Los padres gallegos podrán elegir el idioma de escolarización de sus hijos.

Los padres no han tenido más remedio que matricular al niño en un colegio que está a 17 kilómetros de su hogar, evidentemente ha provocado cambios en la rutina de la familia que ahora debe adaptarse a la nueva situación, pero todo sea por que el pequeño pueda ejercer sus derechos y que no se le tache de no ser gallego por el hecho de hablar en castellano. Parece ser que el niño incluso ha sufrido un trato vejatorio en su anterior escuela y ahora recibe tratamiento psicológico, a esto hay que añadir que ha tenido que dejar a todos sus amigos al cambiar de escuela.

La madre indica que los responsables del centro aprovechan el temor de los padres para su beneficio, podíamos decir que se trata de una política dictatorial. Todos estos hechos han sido denunciados por la entidad cívica Galicia Bilingüe, además esta entidad apunta que no se aplican las leyes y sentencias judiciales que obligan a restablecer el bilingüismo escolar a comunidades como Galicia o Cataluña.

La Junta de Galicia declara que la situación del alumnado de la comunidad es normal, algo que no es cierto como demuestran estos hechos. El Gobierno autonómico incumple sus promesas, aseguró en la campaña electoral que se podría elegir la lengua oficial de las materias troncales durante la escolarización de los niños, pero en muchos colegios gallegos se incumple el decreto del 50% que aprobó el Gobierno autonómico, una clara discriminación lingüística en la educación. Casar el sentimiento independentista o nacional con la educación no es nada bueno, y mucho menos forzar a padres y alumnos, algo que delata falta de respeto a los derechos de cada persona. Por otro lado hay que recordar que educar a los hijos en la lengua materna es un derecho, así lo declaraba la presidenta de Galicia Bilingüe hace algo más de un año.

Foto | Ramona Heim

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...