Diferencias genéticas por el TDHA

trastorno por déficit de atención con hiperactividad

Un grupo de investigadores acaba de dar a conocer un estudio en el que se determinan diferencias genéticas por TDHA en los niños que padecen este trastorno en comparación con niños que no lo padecen, se trata de una prueba que permitirá realizar evaluaciones más fiables y tratamientos más efectivos. Como sabemos, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDHA) es una enfermedad que afecta hasta a un 10% de la población infantil, se trata de un síndrome conductual que no guarda relación con el nivel socioeconómico, la cultura o la zona geográfica, pero sí existe un trasfondo genético, al menos así lo concluyen los expertos de la Universidad de Cardiff.

Al parecer, las diferencias genéticas por el TDHA se muestran mediante la duplicación o carencia de segmentos de ADN, lo que muestra claras diferencias del cerebro de un niño que padece TDHA y otro que no lo padece. Esta prueba determina con claridad que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad nada tiene que ver con la educación, la dieta u otras causas que hasta el momento se asociaban con el trastorno, causas descartables que permiten observarlo de otro modo y entendiendo que el cerebro de un niño con TDHA se desarrolla de forma diferente a la de un niño que no sufre el trastorno.

Nos gustaría recordar que el profesor Russell A. Barkley de Investigación del Departamento de Psiquiatría de la SUNY (Upstate Medical University, Estados Unidos) creía que esta enfermedad no estaba causada por factores externos, se sabía que existían factores biológicos, genéticos y neurológicos. Según el experto existe una relación entre determinadas lesiones cerebrales que se causaron durante el embarazo y la manifestación de la enfermedad. Ahora llega una nueva prueba que determina las diferencias genéticas por el TDHA, un nuevo avance que permite acercarse más a un tratamiento eficaz.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron el genoma de 366 niños que habían sido diagnosticados con el trastorno, paralelamente se realizó un estudio de otros 1.000 niños que no sufrían TDHA con el propósito de determinar las posibles diferencias entre ambos grupos. La primera evidencia detectable es la que hemos mencionado anteriormente, la variante del número de copias de fragmentos de ADN en regiones del genoma que se asocian a otros trastornos como el autismo o la esquizofrenia. Quizá son enfermedades totalmente diferentes, pero al parecer, todas tienen un mismo origen, en concreto y en el caso del TDAH se constataron hasta más del doble de copias de fragmentos en algunos niños, especialmente en aquellos que tenían mayores problemas de aprendizaje.

Los expertos indican que las variaciones más significativas se detectaron en el cromosoma 16, uno de los genes que lo componen tiene un papel muy importante en el desarrollo cerebral. Este descubrimiento podría servir para diagnosticar precozmente el trastorno. Los expertos indican que el cambio genético no es sencillo, es un proceso que evoluciona y que los factores antes apuntados, la educación, la dieta o la relación con el entorno influye a incrementar el TDHA.

Poco a poco se completa el puzzle de este trastorno y esperamos que en un corto plazo de tiempo se logre desarrollar un tratamiento efectivo o al menos se logren frenar los cambios genéticos a partir del descubrimiento de las diferencias genéticas por el TDHA. Puedes conocer con más detalle los resultados del estudio a través de la publicación científica The Lancet.

Foto | Energy Wave

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...