Dieta baja en carbohidratos para los trastornos funcionales del intestino de los niños

Una investigación ha demostrado que la dieta baja en carbohidratos para hacer frente a los trastornos funcionales del intestino en adultos, tiene la misma efectividad en los niños, mejorando significativamente sus síntomas. Se trata de una buena noticia teniendo en cuenta que el 20% de los niños del mundo sufren este tipo de trastornos.

trastornos funcionales del intestino

Según una investigación realizada por expertos de la Universidad de Otago (Australia), una dieta baja en carbohidratos es una estrategia dietética segura y efectiva, para aliviar los trastornos funcionales del intestino de los niños. Ya se sabía que este tipo de dietas eran efectivas para aliviar los síntomas de los adultos, pero no existía certeza sobre si ofrecería los mismos beneficios a niños y adolescentes.

Se denomina ‘trastornos funcionales del intestino’ a una serie de cuadros crónicos que tienen síntomas diversos, hinchazón, dolor abdominal, distensión, diarrea, etc. Los expertos comentan que hasta un 20% de los niños en todo el mundo sufren trastornos funcionales del intestino y son causados por diversos factores, tanto genéticos como medioambientales. Sin embargo, y hasta la fecha, no se ha realizado un estudio que determinara la seguridad de la dieta baja en carbohidratos en niños con este tipo de trastornos.

En el estudio participaron 29 niños con edades comprendidas entre los 4 y 17 años que tenían síntomas crónicos, persistentes y recurrentes que se ajustaban a los mencionados trastornos. Los niños y sus respectivas familias recibieron tres consultas dietéticas, los dietistas enseñaron a las familias cómo seguir una dieta baja en carbohidratos, dieta en la que durante cuatro semanas evitaron la ingesta de cierto tipo de hidratos de carbono.

Según los investigadores, los tipos de carbohidrato que produce molestias gastrointestinales en los niños y adolescentes son el fructano, la lactosa, los polioles, la fructosa y los oligosacáridos de galactosa. Tras cuatro semanas de dieta, los padres recibieron instrucciones para que reintrodujeran los carbohidratos eliminados de la dieta a fin de establecer intolerancias concretas, por ejemplo, de los niños participantes en el estudio, seis identificaron que las manzanas desencadenaban sus síntomas.

Cada semana se reintroducía un carbohidrato concreto durante un periodo de tres días, utilizando alimentos preseleccionados y raciones adecuadas. Según los resultados del estudio, más del 50% de los niños con un trastorno intestinal que completaron el ensayo (retirada y reintroducción de los carbohidratos) resolvió sus problemas gastrointestinales, sobre todo aquellos que tenían síntomas con menor incidencia, siendo unos resultados similares a los que se obtienen en los adultos.

La mayoría de los participantes aseguraron que experimentaron una mejora significativa de los síntomas, siendo los más destacados aquellos que sufrían distensión abdominal y seguidos por quienes padecían dolor abdominal. Los expertos concluyen que la dieta parece ser más beneficiosa para aquellos participantes que tienen síntomas como la diarrea, las flatulencias, el dolor abdominal y la distensión. Por otro lado, con el procedimiento, algunos participantes lograron identificar los alimentos que les causaban problemas, como es el caso citado de la manzana.

Resulta curioso saber que un 20% de los niños del mundo tienen este tipo de problemas y que hasta la fecha, no se hubiera estudiado si la dieta que los adultos seguían era efectiva para ellos. Recordemos que lo que funciona en los adultos, en ocasiones no funciona del mismo modo en los niños. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Wiley Online Library.

Foto | Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...