El diente y sus partes

Es importante enseñar a los más pequeños el diente y sus partes para que entiendan la necesidad de cuidarlos cada día. Además, es bueno saber cuando caen, cuando salen los permanentes y cuántos dientes tenemos. Las partes del diente nos enseñan como funcionan, cuáles son sus partes y porque es necesario cuidar cada una de ellas.

Enseñar a los niños el diente y sus partes puede ayudar a que entiendan la necesidad de cuidarlos y la importancia de lavarse los dientes diariamente. Además, es bueno que entiendan para que sirven y que la parte de los dientes que vemos, no es más que una parte de la estructura del diente. Los dientes, además, no sólo tienen la función de ayudarnos a comer con la masticación, sino que también sirven para que podamos hablar correctamente. Es por esto que es importante inculcar la higiene bucal a los niños cuánto antes mejor.

Así pues, los primeros dientes salen mientras que los niños son bebés (generalmente a partir de los seis o siete meses) y normalmente los niños, al cumplir los tres años ya tienen todos los «dientes de leche», que son 20. Cuando caen estos dientes, que suelen hacerlo entre los cinco y los seis años, aunque puede que antes ya que conozco niños con cuatro años a los que ya se les han empezado a caer, lo hacen de uno en uno y dejan espacio para los dientes permanentes, es decir, los que nos acompañarán el resto de nuestra vida.

La edad habitual en la cuál los niños ya suelen tener todos sus dientes permanentes es aproximadamente a los 14 años y salen 28 dientes en total. A partir de los veinte años suelen salir el resto de dientes (muelas del juicio), para llegar a un total de 32 dientes. Esto sería el número de dientes que tiene el ser humano. En cuanto a las partes de un diente, diremos que la parte externa que vemos al mirarnos en un espejo es lo que se llama corona, es la parte visible del diente y está recubierta de esmalte.

El esmalte es algo así como una sustancia muy dura que protege el diente y sus partes internas. Justo debajo del esmalte se encuentra la dentina. La dentina es como un hueso que protege a su vez la parte más interna del diente, la que se llama pulpa. Esta parte del diente es muy sensible y debe ser bien protegida porque es donde se encuentran las terminaciones nerviosas y los vasos sanguíneos que nutren al diente. Estas terminaciones son las responsables del dolor que sentimos cuando masticamos un helado muy frío o algo muy caliente. La dentina y la pulpa llegan hasta la raíz del diente y por debajo de la corona, es decir dentro de las encías, la dentina está recubierta de cemento que hará que la raíz del diente se quede bien enganchada a la mandíbula.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...