Diagnósticos erróneos del trastorno de hiperactividad y déficit de atención (TDAH)

TDAH

Al parecer, se realizan demasiados diagnósticos erróneos del trastorno de hiperactividad y déficit de atención (TDAH) en los niños, según explica el doctor Fernando Mulas, jefe de servicio de Neuropediatría del Hospital la Fe de Valencia, hasta un 25% de los casos no sufren TDAH o en su defecto sufren otras enfermedades además del trastorno de hiperactividad y déficit de atención (TDAH).

Según el experto, el TDAH converge con otras enfermedades y patologías colaterales que no reciben tratamiento al no ser diagnosticadas, y por tanto, no se aborda el problema de salud como se debiera. Fernando Mulas nos pone como ejemplo una de las patologías más frecuentes que convergen paralelamente con el TDAH, el denominado trastorno límite de la personalidad (TLP). Se trata de un trastorno caracterizado por la desregulación emocional, el pensamiento polarizado y unas relaciones y sociabilidad caótica, el estado de ánimo, la conducta, el sentido de la identidad y la autoimagen, son problemas que se sufren. Por tanto, el diagnóstico del TLP es complicado y es necesario realizar un diagnóstico diferencial, es decir, procedimientos por los que se identifica concretamente una enfermedad, ya que de lo contrario se producen diagnósticos erróneos del trastorno de hiperactividad y déficit de atención.

Según el especialista, es necesario tratar la enfermedad colateral que aparece con el TDAH, sea el trastorno límite de la personalidad o los trastornos de depresión. Por otro lado hay que destacar que dependiendo de la edad, se pueden sufrir otras enfermedades colaterales como la ansiedad, el trastorno bipolar, conductas adictivas, etc. La conclusión es bastante obvia, cada caso de TDAH debe ser abordado de forma personalizada, diagnosticar las posibles patologías que convergen paralelamente con el TDAH y ofrecer el tratamiento farmacológico correcto.

A través de 20 Minutos conocemos la opinión de Antonio Terán, psiquiatra del Hospital San Juan de Dios de Palencia, el experto indica que, “Si se tiene un paciente con TDAH y depresión, no se le puede tratar de la misma manera que a un sujeto con TDAH y una adicción a sustancias tóxicas. El tratamiento dependerá de sus resultados genéticos y su tendencia familiar de patología asociada”. Habla de un caso adulto, pero en los niños puede reproducirse la misma situación con otras enfermedades anexas o de comorbilidad (presencia de uno o más trastornos). En el caso de los adultos, Fernando Mulas asegura que existen pruebas sofisticadas de diagnóstico y sin embargo, se está olvidando algo esencial, el análisis del comportamiento infantil que tuvo el enfermo durante su infancia.

El TDAH, sea en niños o en adultos, presenta los mismos desórdenes genéticos, pero dependiendo del que prevalezca, aparece otra patología asociada como las que hemos citado anteriormente. Por ello, la base de la que se debe partir, es la realización de pruebas genéticas para conocer exactamente la alteración genética y así reconocer la patología que converge con el TDAH, es la manera más efectiva de aplicar un tratamiento. Quizá por ello algunos tratamientos no ofrecen los resultados deseados, no se puede diagnosticar con el mismo patrón el trastorno de hiperactividad y déficit de atención (TDAH).

Foto | Energy Wave

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...