Diagnosticar la dislexia antes de que los niños aprendan a leer

Investigadores del BCBL (Basque Center on Cognition, Brain and Language) están trabajando en el desarrollo de un método diagnóstico capaz de predecir si los niños sufrirán dislexia antes de que aprendan a leer. Se trata de un gran avance ya que hasta la fecha, era necesario esperar a que los niños tuvieran nueve años para diagnosticar el trastorno, el nuevo método permitirá desarrollar estrategias de intervención para mejorar la habilidad lectora y evitar el trastorno.

Dislexia

Anteriormente hemos hablado de sistemas que permiten detectar de forma precoz la dislexia en niños, a los siete años de edad, un ejemplo es la app Dytective for Samsumg presentada por Samsung a finales del año pasado. Sin embargo, es necesario mejorar la detección precoz, con ello se podrían crear programas de entrenamiento para paliar este trastorno mucho antes y así se reduciría la discrepancia entre el potencial de aprendizaje y el rendimiento intelectual.

Pues bien, no falta mucho para conseguir diagnosticar la dislexia antes de que los niños aprendan a leer gracias a un estudio desarrollado por expertos del BCBL (Basque Center on Cognition, Brain and Language). En este trabajo los expertos han asociado el procesamiento auditivo de los niños con sus habilidades lectoras, los resultados obtenidos abren una nueva vía que permitirá detectar el trastorno antes de que los niños aprendan a leer.

Los investigadores explican que la capacidad de los niños para escuchar y procesar el lenguaje hablado es un aspecto determinante en el aprendizaje de la lectura, centrándonos en este aspecto, ya no sería necesario esperar a que los niños cumplieran los nueve años para poder detectar este trastorno. Mediante la medición de las capacidades auditivas de los niños siendo muy pequeños, es posible identificar a los pequeños que pueden estar predispuestos a sufrir dislexia.

A partir de la identificación, podrían iniciar programas de entrenamiento basados en los ritmos del lenguaje y en la prosodia, el estudio de los elementos del habla relacionados con las propiedades de las unidades articulatorias superiores del lenguaje, como el acento o la entonación, aspectos que afectan a sílabas, palabras y oraciones. Con ello se podría mejorar la habilidad lectora y evitar trastornos futuros, los expertos comentan que se podría hacer que una tarea simple, como tocar el tambor, contribuyera a mejorar las habilidades rítmicas de los niños, optimizando a la vez la percepción del lenguaje.

De momento, el estudio realizado, en el que ha participado un grupo de 40 niños de 2º y 5º de Educación Primaria, ha tenido resultados esperanzadores. Los niños fueron expuestos a una pseudopalabra o palabra inventada que no tiene ningún significado, que los niños debían repetir verbalmente. Se demostró que esta palabra se comprendía mejor cuando le precedían frases que sólo proporcionaban información sobre los ritmos y las entonaciones y sin incluir fonemas.

Las pruebas mostraron que los niños que demostraron en el test de habilidad lectora una peor puntuación, lograron obtener más ayuda a través de la frase con información prosódica. Los expertos explican que los niños que no procesan correctamente las ondas de frecuencia baja (tonos, acentos y entonaciones del lenguaje), tienen más dificultad para poder decodificar fonemas y palabras, algo que se relaciona directamente con la capacidad lectora y los posibles trastornos asociados.

Los investigadores comentan que el ritmo proporciona al cerebro, las claves necesarias para focalizar la atención auditiva en esos momentos con información relevante para la percepción del habla. En el momento en el que el cerebro predice la aparición de la información, comentan que se sumerge en un estado excitable activándose las neuronas destinadas a acoplarse a dicha información.

En un futuro a corto o medio plazo, el diagnóstico de la dislexia de forma precoz, antes de que los niños aprendan a leer, supondrá un gran avance para la sociedad y la educación de las futuras generaciones. De momento se sigue trabajando en la línea marcada para identificar el trastorno con la ayuda de la capacidad de los niños para escuchar y procesar el lenguaje hablado. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Frontiers in Psychology.

Foto | ThomasLife

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...