Diabetes tipo 1 infantil

Diabetes niños

Una investigación sobre la diabetes tipo 1 infantil muestra que esta enfermedad podría aumentar su incidencia en niños menores de 15 años hasta en un 70% más en un plazo de unos 10 años. Concretando un poco más, la prevalencia de esta enfermedad en los niños menores de cinco años a nivel europeo sería del doble de la actual para el 2020. Los datos del estudio elaborado por expertos de la Universidad de Queens en Belfast (Reino Unido) y la Universidad de Pécs en Hungría, se basan en el análisis de la recopilación de los casos de diabetes de tipo 1 diagnosticados entre el año 1989 y el año 2003.

La diabetes tipo 1 infantil es también conocida como diabetes juvenil, se trata de una enfermedad de carácter metabólico que se caracteriza por la destrucción de las células pancreáticas responsables de sintetizar y segregar insulina, hormona que controla el nivel de glucosa en sangre. La diferencia de la diabetes tipo 1 con la diabetes tipo 2 radica en el periodo de incidencia, es decir, el primer tipo afecta antes de los 30 años de edad. Por otro lado, los pacientes que sufren diabetes del tipo 2 no requieren que sea administrada insulina, algo contrario a quienes sufren diabetes de tipo 1, en estos pacientes la administración de insulina es indispensable.

La escasa o nula producción de insulina impide que la glucosa pueda acceder a las células del organismo, el resultado es una acumulación de glucosa en sangre. La fuente energética no es utilizada y los altos índices de glucosa provocan diferentes problemas de salud, fatiga, vómitos, aumento del apetito y pérdida de peso, aumento de la micción, aumento de la sed, dolor abdominal, etc. Para sufrir diabetes del tipo 1 se conjugan varios factores, susceptibilidad o predisposición genética, factores de carácter vírico, problemas autoinmunitarios, la realidad es que la causa exacta se desconoce.

A nivel general, los casos de diabetes tipo 1 son un 10% del total de la diabetes en general, pero analizando por segmentos, en la población infantil, su incidencia es superior a la que puede tener la diabetes tipo 1. Los expertos han comprobado que el incremento anual de los casos se cifra en un 3,9% a nivel general siendo la mayor incidencia en los niños de 0 a 4 años, cuyo aumento anual se cifra en un 5,4%, le siguen los niños de 5 a 9 años con una tasa de un 4,3% de aumento y finalmente, un 2,9% en el segmento de niños de entre 10 y 14 años.

Para diagnosticar la diabetes infantil de tipo 1 se suelen realizar análisis de orina y análisis de sangre, una vez diagnosticada la enfermedad los especialistas proporcionan el tratamiento más adecuado en cada caso, aunque hay que decir que se trata de una enfermedad crónica y el tratamiento será de por vida. Cada año se detectan miles de casos y aumenta significativamente las cifras en los niños menores de 5 años, según los autores del estudio, este dato tan significativo muestra que los factores que no están relacionados con la genética pueden tener mayor prevalencia, el estilo y hábitos de vida, el incremento de las cesáreas, el aumento significativo de peso originando sobrepeso y obesidad infantil, etc. De hecho, se han detectado más casos en aquellos países europeos que cambian de estilo de vida muy rápidamente, esto nos hace deducir que sería interesante realizar otro estudio en algún país en vías de desarrollo cuyo cambio de estilo de vida sea significativo, como por ejemplo China.

Esperemos que en un corto plazo de tiempo se puedan determinar las causas concretas que originan la diabetes tipo 1 y se logre un tratamiento que convierta esta enfermedad crónica en una enfermedad transitoria. Puedes consultar más datos del estudio a través de la publicación digital The Lancet.

Vía | Europa Press
Foto | Di the huntress

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...