¿Deseas que tus hijos obedezcan? Sé firme y consistente

La obediencia no es algo que se enseñe con castigos ni de forma abrupta. Deben haber normas, conversaciones y castigos. Evalúa si tu modo de crianza te está ayudando al respecto.

Formas de criar niños obedientes

Fuente: mibebeyyo.com.mx en Pinterest

En la sociedad moderna, parece que es cada vez más común que los niños muestren resistencia a la autoridad de figuras paternas e incluso maestros. Expertos aseguran que esta situación es compleja de abordar y se vincula especialmente con los estándares de crianza. La familia es mucho más permisiva que en otros tiempos, y centra sus esfuerzos en el bienestar del niño y en lo que desea.

Es normal que existan dudas sobre la manera en la que se debe educar y orientar a los chicos. No hay instructivos infalibles al respecto. Algunos papás lo hacen siguiendo las normas que les fueron aplicadas en su momento, otros leen sobre ello y el resto quizás busca salidas en los consejos de otros. Pero cuando se trata de obediencia, hay que acertar tanto en lo que se dice como en lo que se hace. Los padres deben ser firmes y consistentes para inculcar disciplina. 

Errores de crianza que conducen a la desobediencia

Los niños se han convertido en el foco de todas las atenciones hoy en día. Sus padres se desviven por complacerlos, haciendo todo lo que esté a su alcance para que no experimenten conflictos o frustraciones. En muchos casos no son capaces de contradecirles o negarles sus exigencias, por miedo a “crearles un trauma”.  Pero lejos de ayudarles, pueden estar alimentando su egoísmo, agresividad e impulsividad.

La consecuencia directa de ese método de crianza, son niños que no respetan ni obedecen a sus padres, pues creen que el mundo gira en torno a ellos. De allí que mamás y papás deben hacer un alto en la cotidianidad y reflexionar sobre lo que están haciendo. Probablemente no requerirán de mucho esfuerzo para notar en qué se están equivocando.

¿Qué tipo de crianza aplicas?

Cuando se habla del tipo de crianza, se hace referencia a la relación y comunicación que se maneja con los hijos. En función de ello, se distinguen varios tipos de padres:

  • Padres autoritarios: Aquellos cuya frase favorita es “¡Porque yo lo digo!”. La sueltan acompañada de un grito o amenaza para lograr obediencia. Este papá o mamá suelen ser controlador, altamente exigente, poco afectuoso y desinteresado por las opiniones del niño. Forman chicos sumisos que enfrentarán graves dificultades para tomar sus propias decisiones. Además, se mostrarán más preocupados por complacer a los progenitores que a sí mismos. De igual forma, tendrán mayor predisposición a la dependencia y a sufrir estrés o ansiedad.
  • Padres negligentes. Son padres ausentes que delegan la educación de los hijos en otras figuras como abuelos y maestros. Les dicen con frecuencia “no me molestes más”, y con su falta de atención forman niños sumamente impulsivos, que no acatan las normas. Repetidamente se meterán en problemas y discusiones, aunque tienen baja autoestima y muestran poca empatía. Una particularidad de estos pequeños es que reflejan bajo rendimiento en el colegio.
  • Padres permisivos. Son aquellos a los que les cuesta hacer valer su autoridad ante los niños y persuadirlos de cumplir con las reglas. Muchos psicólogos coinciden en que este tipo de crianza impera en la mayoría de los padres de hoy, ya sea porque temen volverse autoritarios o porque no saben qué herramientas usar para lidiar con un berrinche. Aunque los niños reciben mucho afecto y sus necesidades son atendidas rápidamente, no cuentan con límites claros para garantizar su seguridad. Suelen ser dominantes y rebeldes, por lo que parecen más unos pequeños tiranos. Su autoestima es bastante baja y no toleran la frustración.
  • Padres democráticos. Atienden a su pequeño en función de que asuma responsabilidades, siempre tratándolos con amor. Prestan atención a sus necesidades emocionales y exponen reglas claras de comportamiento. Practican la escucha activa con los hijos. Los niños de padres democráticos son seguros de sí, persistentes en alcanzar sus objetivos. Son empáticos, respetuosos y pueden tomar sus propias decisiones, basados en lo que consideran mejor para ellos y su entorno. Suelen relacionarse positivamente con otros. Aunque lo ideal es ser un “padre democrático” todo el tiempo, nada más lejos de la realidad. Lo normal es que a lo largo de la vida se utilicen todos los tipos de crianza, ¡Y eso está bien!

Enseñar a los hijos a obedecer es esencial

Los niños no aprenden obediencia de un día para otro. Sus comportamientos respecto a ello dependerán de su personalidad, del modo de crianza y del tipo de familia (equilibrada o desestructurada).

Sin embargo, existen pautas que pueden funcionar para formar chicos disciplinados. Obviamente hay que establecer normas claras, aplicar la firmeza y consistencia al momento de dar las órdenes, pero sin llegar a la violencia y los gritos. Estas acciones no son aceptables.

Por otro lado, es importante reforzar conductas positivas, aplicar sanciones cuando se incurra en la desobediencia, mantener el control de las situaciones, asignar responsabilidades acordes a la edad del niño, y poner restricciones cuando sea necesario.

Para que los pequeños se acostumbren a responder con diligencia, hay que enseñarles a cumplir, y eso incluye sumar exigencias cuando haga falta. No puedes dar cabida a las excusas, ni puedes permitir que transfiera la orden a otras personas.

En el proceso, asegúrate de no asignarle varias cosas al mismo tiempo, al menos en las primeras fases de aprendizaje. Si entiende lo que le pides, lo halagas cuando cumple y le asignas tareas que realmente pueda hacer, tendrás éxito en la enseñanza.

Ten en cuenta que tú eres su principal ejemplo. Los niños son como esponjas que todo lo absorben, por lo que su aprendizaje dependerá de lo que tú hagas. Recuerda también que la escucha activa es esencial en toda relación padre-hijo. Si incumple un mandato, no lo castigues antes de averiguar si entendió lo que tenía que hacer y por qué. La obediencia infantil se gana con respeto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...