Desayunos escolares

Los desayunos escolares no tienen por qué ceñirse a un bocadillo, un sándwich o bollería, son muchas las opciones y la variedad de alimentos que pueden llevar nuestros hijos para desayunar en la guardería o el colegio, lo primordial es que sean desayunos nutritivos y saludables.

En la mayoría de guarderías y escuelas que conocemos es necesario que los niños lleven su desayuno en un tupper o lonchera para fomentar el cuidado del medio ambiente, evitando así el uso y desecho de papel de aluminio que era lo más utilizado.

Es una buena excusa para que estos días que quedan de vacaciones personalicemos un recipiente en el que nuestro hijo llevará sus desayunos escolares, es un truco que nos ayudará como padres a la hora de que lleve a cabo un desayuno saludable sin problemas, ya que podemos explicarle que lo que su recipiente especial para el desayuno guarde en su interior, le ayudará a crecer sano y fuerte.

Ahora toca pensar en qué desayunos son los más convenientes para el buen desarrollo y crecimiento de nuestro hijo, como decíamos, hay muchas opciones y muchas de ellas permiten tenerlas preparadas con anterioridad, esto es genial para preparar los alimentos junto a nuestro pequeño, pues ya sabemos que todo en lo que él participa le parece más atractivo.

Sin lugar a dudas, las frutas son un excelente alimento en el desayuno, podemos ponérsela entera o troceada, prepararle una compota de fruta natural o combinarla con otros alimentos, por ejemplo un combinado de piña, queso y jamón. También podemos prepararles un desayuno con yogur, frutos secos, cereales, daditos de queso y jamón… lo que tenemos que procurar es que resulten combinaciones apetecibles, pues si algo no le gusta es posible que no se lo coma a no ser que tengamos la garantía de que los profesores van a velar porque desayune bien.

Pero lo más importante es que el desayuno proporcione a nuestro hijo todos los nutrientes necesarios, recordemos que es una de las primeras comidas del día y que tienen que proporcionar la energía necesaria para afrontar la actividad de esas primeras horas y complementarse con el resto de la dieta. Una vez que el pequeño llegue a casa hay que preguntarle sutilmente qué tal le ha ido en el recreo para saber si ha desayunado bien, no olvidemos que los niños prefieren jugar, así que los desayunos escolares que le proporcionemos no deben restarle esos momentos de ocio. Y naturalmente, los profesores también nos informarán.

Foto | Santos06

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...