Desarrollo de terapias más seguras contra la leucemia linfoblástica aguda infantil

Investigadores españoles han estado trabajando durante años en el desarrollo de terapias más seguras, efectivas y con menos efectos secundarios, contra la leucemia linfoblástica aguda infantil. Fruto de este trabajo, se ha logrado descubrir nuevos aspectos de la enfermedad y se ha desarrollado una plataforma de screening que ayudará a encontrar esos fármacos más efectivos y con menos efectos secundarios.

Cáncer infantil

A mediados de febrero nos hacíamos eco del estudio Concord-3 sobre la supervivencia del cáncer infantil, en él hablábamos de la leucemia linfoblástica aguda, uno de los tumores infantiles hematológicos más frecuentes, cuya tasa de supervivencia alcanza casi el 90%. Comentábamos que, aunque se había mejorado esta tasa durante los últimos años, nuestro país todavía no estaba la altura de los resultados de países como Finlandia, Alemania, Dinamarca, Bélgica, Suiza, Portugal y Reino Unido, cuya tasa de supervivencia a un plazo de cinco años superaba el 90%.

Hoy conocemos un estudio desarrollado por expertos del Instituto de Neurociencias de Alicante (UMH-CSIC) en el que se trabaja para el desarrollo de terapias más seguras contra la leucemia linfoblástica aguda infantil. El cometido es encontrar fármacos para el tratamiento que tengan menos efectos secundarios que los que actualmente se utilizan, pero sin restar efectividad.

Parece ser que el trabajo de los expertos ya está dando unos primeros resultados, se han descubierto nuevos aspectos de la enfermedad y se ha creado una plataforma de screening que ayudará a encontrar esos fármacos más efectivos y con menos efectos secundarios. Gracias al desarrollo de esta plataforma de screening se podrán testar miles de moléculas y conocer su impacto sobre el tumor y sobre las células sanas, además de validar los resultados en modelos animales y su posible relación con la enfermedad en los seres humanos.

Los expertos consideran que a partir de ahora y tras el desarrollo de un trabajo realizado durante seis años, se podrá avanzar más rápido en la búsqueda de fármacos eficientes y seguros para el tratamiento de diferentes tipos de cáncer. En la actualidad, los medicamentos utilizados están diseñados para atacar células que se dividen, logrando disminuir el crecimiento de las células tumorales, pero también el de las células sanas, lo que se traduce en efectos secundarios adversos.

Los investigadores comentan que una alternativa es optimizar medicamentos que ya se han ensayado en niños para otros usos y que son seguros para reutilizarlos en tratamientos contra el cáncer, por ello era necesario disponer de un sistema biológico que permita testar miles de fármacos de forma rápida, barata y predictiva. El trabajo realizado ha permitido identificar posibles nuevas terapias para la leucemia linfoblástica aguda pediátrica, descubriendo aspectos desconocidos de la enfermedad, como la inflamación inducida por la quinasa PI3K, reacción que se mantiene oculta en las células tumorales que les dota de una especie de camuflaje que impide al sistema inmunitario su detección y ataque.

Según leemos aquí, los expertos explican que esta inflamación se había detectado en etapas avanzadas de los tumores, su estudio demuestra que también aparece en el origen del tumor. Con el sistema desarrollado se puede comprobar si los fármacos revierten la inflamación, demostrando que son capaces de matar las células leucémicas sin afectar a las células sanas. Este avance es muy interesante, ya que podría ser clave en el tratamiento de la enfermedad y posicionar a nuestro país entre los primeros en lograr avances importantes que permitan, además, aumentar la tasa de supervivencia. Podéis conocer los resultados de la investigación a través de este artículo publicado en Cell Reports.

Foto | Roswell Park

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...