Dentista y los niños, primera visita

primera visita al dentista

La higiene bucal infantil es básica para mantener a nuestro pequeño sano. Desde muy pequeños se les debe acostumbrar a que unos dientes sanos son de gran importancia y establecer junto a ellos unas rutinas de higiene que les beneficiarán en su crecimiento y evitarán problemas en la edad adulta.

Habitualmente, la primera visita al dentista debe hacerse en torno a los 3 años, una vez que ya han aparecido todos los dientes, para una primera revisión. Una vez que nuestros hijos tienen ya todos sus dientes es necesario que comencemos a familiarizarles con habítos saludables de higiene bucal; hacer de ello un juego, para que les resulte agradable y puedan acostumbrarse, según vayan creciendo, a incorporar a sus hábitos esa rutina.

No esperar a que duela para ir al dentista

Las revisiones dentales de los niños, al igual que en la edad adulta, se deben realizar cada 6 meses, sin tener que esperar a que surja dolor y por tanto tenga que intervenirse de forma urgente.

En cualquier caso, antes de los 3 años, es recomendable que los papás estén pendientes de los dientes de leche de su bebé. Para saber que están en perfecto estado tendremos en cuenta los siguientes signos: Los dientes que son saludables tienen un color uniforme. Si aparecen manchas o puntos en los dientes, será necesario llevar al niño al dentista.

Evitar que el niño tenga miedo al dentista

A la hora de llevar a los niños al dentista, a los tres años de edad o incluso antes en el caso de que se detecte alguna molestia, los padres tendrán que esforzarse por transmitir a su hijo seguridad y confianza, para que cada visita no se convierta en algo traumático para el pequeño. Es necesario que entre los niños y el dentista exista una buena relación de complicidad y no de pánico, como sucede en muchas ocasiones.

A la hora de limpiar los dientes de nuestro bebé, lo recomendable es que se haga al menos dos veces al día, pero con especial esmero tras la última toma y antes de ir a dormir. Se deben limpiar los dientes del bebé con un paño suave y limpio o con un cepillo dental especial para bebés en cuanto éstos aparezcan en la boca, si lo vamos dejando podrían producirse infecciones.

Es muy importante el tipo de alimentación que le demos a nuestro hijo para que sus dientes y encías sean fuertes y permanezcan sanos. Los excesos de azúcar que aportan las golosinas y las chuces provocan un aumento de los ácidos que pueden destrozar la dentadura de nuestro bebé.

Foto | Susan Riedel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...