Decálogo de seguridad infantil en las piscinas

Si seguimos los consejos facilitados en el decálogo de seguridad infantil en las piscinas, el riesgo de que un niño sufra un ahogamiento se reducirá significativamente.

Ahogamiento infantil

Con la llegada del verano los niños desean disfrutar del sol y especialmente de los baños en playas y piscinas, los padres debemos extremas las precauciones para que los niños puedan divertirse sin correr ningún riesgo, también es interesante tener nociones de asistencia y de los procedimientos que se deben seguir en el caso de ahogo, saber cómo se realiza una reanimación cardiopulmonar puede salvar al pequeño. Según la Asociación Española de Pediatría (AEPED), hasta el 70% de las víctimas por ahogamiento en piscinas son menores de 6 años, dato que muestra lo importante que es adoptar las oportunas medidas de seguridad infantil en las piscinas.

Parece ser que las piscinas públicas son más seguras, además de contar con socorristas, también hay más personas y por tanto más ojos que pueden detectar si un niño tiene problemas. Las piscinas privadas son más peligrosas, al menos así se muestra en las estadísticas. Tres de cada cuatro fallecimientos de menores por ahogamiento se producen en piscinas privadas, de ahí que hace unas semanas recomendáramos contar con dispositivos específicos como la alarma de piscina Safety Turtle, sin embargo, se deben adoptar otras medidas adicionales para garantizar la seguridad de los niños, por ello os recomendamos dar un vistazo al decálogo de seguridad infantil en las piscinas.

El siguiente decálogo contiene varias medidas preventivas asociadas a los comportamientos más comunes de los niños, medidas que nos ayudarán a evitar un accidente y que facilitarán que los niños puedan disfrutar del sol y del agua con toda tranquilidad. A continuación el decálogo:

1. Vigilancia continua: NO existe sustituto de la supervisión adulta, es necesario realizar una vigilancia estricta y continuada, basta un despiste de unos minutos o confiarse para que se produzca un lamentable accidente. Los adultos deben velar por los niños de forma continuada, esta es una de las principales medidas recomendadas.

2. Norma 10/20: Esta norma alude a que se debe dar un vistazo al niño cada 10 segundos y el adulto debe colocarse a una distancia que no supere los 20 segundos de trayectoria hasta llegar al pequeño.

3. Evaluar riesgos: Dependiendo de la edad, hay que evaluar si un niño es capaz de llegar sólo a la piscina, si es así, hay que utilizar las medidas oportunas para evitar que esto suceda. En algunas piscinas se colocan vallas protectoras que impiden a los niños el acceso. Este tipo de medidas ayudan si los adultos se descuidan y el niño sale al jardín en dirección a la piscina.

4. Niveles de protección: Dependiendo de los riesgos, es interesante instalar las oportunas medidas de seguridad, además de las vallas, se pueden colocar alarmas como la citada al principio.

5. Aprendizaje y educación: Es muy importante que los niños aprendan lo antes posible a flotar y nadar, pero hay que decir que a pesar de ello no se debe bajar la guardia, hay que mantener la vigilancia, hay que tener en cuenta que se puede producir una caída, un golpe, un corte de digestión, un desmayo por el calor, etc.

6. Dispositivos de rescate: Se recomienda tener a mano los equipos de rescate oportunos, un salvavidas o una pértiga y tener siempre preparado un teléfono para poder llamar a los servicios de urgencia en caso de que sea necesario.

7. Orden: Es importante que tras finalizar el periodo de baño, todos los juguetes utilizados se recojan, no debe quedar nada en la piscina que capte la atención de los niños y quieran cogerlo, tampoco tiene que haber juguetes o pelotas cerca de la piscina, ya que pueden terminar en el agua y los niños podrían querer recuperarlos.

8. Drenajes: La revisión y el mantenimiento de estos elementos, así como el alejamiento infantil de las partes mecánicas y de los filtros de la piscina son las mejores medidas preventivas para evitar lesiones o mantenerse sumergidos por la succión sin posibilidad de salir a la superficie. Los adultos deben conocer como desconectar estos dispositivos.

9. Elementos de seguridad: Son algunos accesorios que hemos mencionado, vallas de piscina, alarmas, cubrepiscinas… elementos que evitarán que los niños se acerquen o puedan acceder a la piscina. Los flotadores y salvavidas deben revisarse y deben contar con la certificación comunitaria en materia de seguridad.

10. Emergencias: Como decíamos al principio, sería interesante realizar cursillos de primeros auxilios, tener preparados los números de teléfono de emergencias, policía, ambulancias, etc.

Estos consejos ayudarán a mejorar la seguridad de los niños en las piscinas, pero aún nos queda en el tintero otro bloque de consejos relacionados con los niños de hasta dos años de edad, recordemos que bastan 6 centímetros de agua para que un niño pueda ahogarse, algo que le puede ocurrir a un bebé. Puedes conocer más detalles de estos consejos a través de la página de Seguridad Infantil.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...