Cuidado con los yogures que consumen los niños

Hay que tener cuidado con los yogures que consumen los niños, ya que podrían contener un elevado nivel de azúcar que favorecería el sobrepeso y la obesidad. Decimos esto porque una investigación muestra que los yogures infantiles y los yogures ecológicos tienen una elevada cantidad de azúcar que elimina ese halo saludable que rodea a este alimento.

Yogures infantiles con exceso de azúcar

El yogurt es un alimento saludable que se recomienda en la dieta de los niños, pero en muchas variedades su carácter saludable se oscurece por el contenido en azúcar, en algunos casos puede llegar a ser similar al que aporta un refresco azucarado. Así se determina en un análisis realizado por expertos de la Universidad de Leeds y la Universidad de Surrey, donde se advierte que casi todos los yogures pecan de tener exceso de azúcar, por lo que es interesante tener cuidado con los yogures que consumen los niños.

Quizá lo más sorprendente de esta investigación sea saber que los yogures ecológicos, elegidos precisamente por considerarse mejores por ser elaborados con productos naturales, son de los que más azúcares contienen, hasta 13 gramos por cada 100 gramos de producto, esto contrasta con la media de azúcar que incluyen variedades de yogur como los naturales o los griegos, que se establece en 5 gramos por cada 100 gramos de yogur. Los expertos advierten que los consumidores sobreestiman las propiedades saludables de los productos ecológicos, siendo un claro ejemplo el exceso de azúcar detectado.

Cierto es que el yogur es beneficioso para la salud, varios estudios lo han demostrado, pero evidentemente, los yogures de esos estudios no son los únicos que se encuentran en el mercado, y muchos varían en cuanto a contenido de azúcares y otros nutrientes. En la investigación se analizaron 921 variedades diferentes de yogur de todas las categorías, adquiridos en cinco de los principales supermercados del Reino Unido, los resultados del análisis respaldan la necesidad de advertir a los consumidores, para que lean las etiquetas detenidamente eligiendo aquellos que contienen menos azúcares, especialmente si son para los niños.

Hablando de niños, además del elevado contenido en azúcar de los yogures ecológicos u orgánicos, se detectó que los yogures infantiles contenían un nivel de azúcar preocupante, tan sólo un 2% de las muestras se clasificaron como bajos en azúcares, lo que deja un 98% de muestras con tasa de azúcar elevada que promueve el sobrepeso y la obesidad. Según los datos del estudio, el promedio de azúcar era de 10’8 gramos por cada 100 gramos de yogur, lo que equivale a dos terrones de azúcar.

Teniendo en cuenta que el sistema de salud del Reino Unido recomienda que los niños de entre cuatro y seis años no consuman más de 19 gramos de azúcar por día, se deduce que fácilmente, con el resto de la alimentación se supera con creces esa recomendación. En los niños de entre siete y 10 años la recomendación es de un máximo de 25 gramos de azúcar por día, igualmente con la ingesta de uno o dos yogures, más el resto de la alimentación diaria, probablemente se superaría la cantidad recomendada.

Public Health England, la agencia ejecutiva del Departamento de Salud y Asistencia Social del Reino Unido, ha lanzado un reto a la industria alimentaria que se dedica a la elaboración de yogures y otros productos lácteos para que reduzca el contenido en azúcar de estos productos en un 20% como mínimo, algo necesario para mejorar los productos y que puedan mantener ese halo de carácter saludable.

El estudio es interesante y los resultados se pueden trasladar a nuestro país, por ello, es importante leer detenidamente las etiquetas de los productos alimenticios que metemos en la cesta de la compra y que les damos a nuestros hijos, para evitar aquellos que tienen una elevada carga de azúcares añadidos. No sólo se deben vigilar los yogures, todos los productos que forman parte de la dieta de los niños, este es un modo de contribuir a reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad.

Os invitamos a leer el estudio publicado en la Universidad de Leeds para tener mayor comprensión del problema.

Foto | Honza Soukup

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...