Cuentos por teléfono de Gianni Rodari

Cuentos por teléfono de Gianni RodariLeer es muy importante, pero también lo es hacerlo en familia y no hay momento más tierno e íntimo que leerle un cuento a nuestros hijos justo antes de ir a dormir. En Pequelia no nos cansamos de recomendar libros y cuentos que nos han parecido interesantes y hoy os traemos Cuentos por teléfono, escrito por Gianni Rodari e ilustrado por Jordi Saludes.

Cuentos por teléfono es un libro de cuentos infantiles sencillos, cortos y muy divertidos. Muy distintos a los cuentos de hadas que todos conocemos, aunque también hacen volar la imaginación a los pequeños lectores (u oyentes). Ideal para que vuestros hijos, hermanos pequeños o alumnos se introduzcan en el mundo de la lectura ya que cada cuento es ameno y despierta la imaginación e incluso los adultos disfrutaran con sus historias.

Todo empieza con una niña cuyo padre pasaba seis (de los siete) días de la semana de viaje por trabajo y no podía dormirse sin que este le contara un cuento, así que cada noche la llamaba por teléfono para contarle una nueva historia, y estas eran tan interesantes que incluso los trabajadores de la compañía telefónica paraban de trabajar para escucharlos. Y Cuentos por teléfono de Gianni Rodari es la recopilación de esos cuentos.

En total un total de 70 relatos cortos que como debían ser llamadas por teléfono no podían demorarse mucho, pero si el padre había conseguido algún buen negocio se permitía alargar un poco la historia.

Algunos de ellos son:

  • La guerra de las campanas: en una guerra funden las campanas de las iglesias para hacer cañones. A la hora de la verdad, no disparan, sino que suenan como antaño lo hacían para sorpresa y regocijo de los soldados de ambos bandos…
  • El joven cangrejo: un cangrejo inconformista se rebela contra el sistema y decide caminar hacia adelante.
  • El rey que se tenia que morir: un rey miedica que no quiere aceptar que, en la muerte, no hay cargos ni votos que valgan.
  • Jaime de vidrio: la historia de un hombre al que se le ven los pensamientos por la frente, que la tiene translúcida, en un régimen opresor.
  • El hombre que robaba el Coliseo: un afán coleccionista desmesurado lleva a un hombre a robar cada día, una piedrecita del insigne monumento.
  • El autobús nº75: un autobús lleno de gente en la hora punta de la mañana decide desestresar a sus huéspedes llevándolos a dar un voltio por el campo.

Vía | Mangaes.com
Foto | Editorial Juvenil

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...