¿Cuánto vale un hijo?

Sentencia pionera en España por una adopción

Acabamos de conocer una noticia sorprendente, una sentencia pionera en España acaba de condenar a la Generalitat de Catalunya a pagar 980.000 euros a unos padres toxicómanos en proceso de desintoxicación, por haber separado al hijo que la pareja tenía en común y darlo en adopción sin haber tenido en cuenta el proceso de desintoxicación al que estaban sometidos, y al intento de reestructuración y unificación de la familia. Pero, ¿cuánto vale un hijo?, no hay forma de cuantificar esa pérdida, aunque al parecer, con 980.000 euros se satisface, y decimos pérdida porque la pareja no va a poder recuperar a su hijo, ya que el proceso de adopción consumado no tiene vuelta atrás.

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya obliga a la Generalitat de Catalunya a pagar la indemnización, pero nos gustaría conocer los criterios por los que se han regido los jueces para saber cuánto vale un hijo perdido en vida. Parece evidente que ha sido un grave error de la Conselleria de Bienestar Social y Familia al ignorar todos los pasos positivos que habían dado los padres y además haber suspendido el régimen de visitas de los padres a su hijo sin que exista ninguna justificación.

Según leemos en Europa Press, el proceso judicial se inició hace cuatro años, los padres interponían entonces un recurso contencioso administrativo por responsabilidad patrimonial contra la Consellería y solicitaron una indemnización por daños y prejuicios por la formalización de la adopción. Pueden sacarse dos conclusiones principales, la lucha de unos padres por salir del mundo de las drogas y recuperar a su hijo volviendo a formar una familia y cuyo resultado ha sido infructuoso, o bien un oportunismo que les posibilita poder obtener una cuantiosa indemnización.

Nosotros nos decantamos por la primera opción tras conocer un poco más la situación, viajando en el tiempo, hay que destacar que los padres iniciaban el proceso de desintoxicación de forma voluntaria en el año 2001, la administración se hacia cargo del menor tras resolver, en el año 2000, el desamparo del niño e iniciaba un proceso de acogida pero con finalidad preadoptiva. Las conclusiones de la Conselleria eran que no existía posibilidad de recuperación del seno familiar inicial y eso teniendo en cuenta que conocían la positiva evolución de los padres.

En el 2002 se rechazó el recurso de los padres biológicos por el proceso de adopción. El juzgado de primera instancia nº 45 de Barcelona consideraba que existía una falta de vinculación y relación afectiva con el hijo, sin embargo, reconocía también que los padres estaban realizando un gran esfuerzo por recuperar la vida normal. Esto es algo poco comprensible, si el juzgado observa estos avances, ¿por qué rechazo el recurso? En el año 2004 un nuevo recurso de los padres biológicos volvía a ser desestimado y en esta ocasión la Audiencia de Barcelona reconocía que la Generalitat (la Conselleria) había actuado con demasiada rapidez y con bases de claro perjuicio, algo que compara con una condena sin juicio ni defensa.

Es interesante saber que los padres normalizaron su vida tras el proceso de desintoxicación, ambos trabajan y están criando a tres hijos, lo que demuestra claramente que la Conselleria de Bienestar Social y Familia sacó conclusiones precipitadas y no valoró los hechos ni se preocupó de obtener más datos al respecto antes de iniciar el proceso de preadopción.

Sin duda, es una excepción que ha puesto al descubierto que el sistema tiene sus errores, para añadir más hierro al asunto, hay que decir que los padres ex toxicómanos, conocen el domicilio y los apellidos del hijo que han perdido, al parecer, la administración olvidó eliminar esos datos en los documentos que envió a la pareja.

No hay lugar a dudas de que se ha cometido un error y que han pagado justos por pecadores, pero han pasado varios años y quizá sería un trauma para el niño poder revertir el proceso de adopción (ahora el hijo tiene 14 años). En definitiva, a la pregunta ¿cuánto vale un hijo?, para el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya tiene un coste de 980.000 euros más intereses, en realidad un hijo no tiene precio… A través de la web de Telecinco podréis conocer con más detalle toda la historia. Por cierto, será interesante leer el post Los niños adoptados sabrán que son adoptados.

Foto | Davichi’s

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...