Crueldad infantil

Trastorno por déficit de atención

Hoy conocemos un caso de crueldad infantil sufrida por una niña de doce años que sufre un trastorno por déficit de atención (TDA), precisamente hoy, nuestra compañera Sls nos hablaba de este trastorno y los subtipos que existen. También hay que resaltar las diferencias existentes entre el trastorno por déficit de atención y el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

Pues bien, al parecer la niña sufre la crueldad infantil y ha llegado a evitar ir al colegio hasta 17 meses porque no podía soportar a diario los insultos, agravios y vejaciones contra su persona. Además hay que destacar el vacío, la indiferencia generalizada por todos los compañeros de clase o el daño físico infringido en algunas ocasiones, la situación era insostenible para la niña y pidió a su padre no volver al colegio.

La historia es lamentable, la niña (Silvia) no sólo debe soportar el trastorno, también la crueldad infantil hasta el punto de confesar a una psicóloga que quería morirse porque no lo aguantaba más, duras palabras en una niña de doce años de la localidad de Villafranca de los Barros (Badajoz). Su padre no dudó ni un momento en socorrer a su hija, para ello pidió una excedencia en su trabajo y poder atender con plena dedicación a su hija.

La niña ha sido matriculada en una escuela de educación a distancia y es asistida por una terapeuta con el propósito de infundirle ánimo. La pregunta planteada es, ¿por qué ese comportamiento por parte de los compañeros de clase?, aunque nosotros añadiríamos además, ¿por qué los profesores y educadores no han adoptado las medidas oportunas? Y no nos referimos a un cambio de centro escolar, ya que hace unos años ya se realizó dicho cambio a raíz de las quejas del padre.

La historia se ha repetido, aunque esta vez con más gravedad, los niños más mayores parecen tender a ser más crueles. Una niña que debido a su trastorno no puede relacionarse con normalidad, le cuesta más aprender y parece quedar aislada, debería ser arropada por profesores y alumnos, la solidaridad y la comprensión no parecen ser valores que se hayan promocionado entre los niños. Desde pequeña Silvia ha sufrido la burla de todos los compañeros, ella misma confiesa que no hay ninguno bueno, no es extraño que pronunciara las palabras tan duras que hemos mencionado.

Lo peor en nuestra opinión, la indiferencia de los responsables del último centro educativo, el padre ha hablado con ellos para que se realice un cambio de aula y la respuesta obtenida es que eran cosas de él, en lugar de indagar y averiguar la verdad, era más cómodo achacar cuestiones personales. La solicitud de un nuevo cambio de centro educativo también ha sido denegada.

Los responsables del colegio indican que un día, de pronto, el padre dejó de llevar a Silvia a la escuela achacando los motivos que antes hemos mencionado, los profesores indican que Silvia es una buena estudiante pero le cuesta relacionarse y que ahora, al no asistir al colegio, este problema se agrava. Para mayor dramatismo, los profesores han resuelto indicando que se trata de absentismo escolar y han denunciado la actuación del padre a la Consejería de Educación.

El drama siguió, se intentó convencer al padre para que la niña volviera al colegio y como no se ha logrado el objetivo, el caso ha pasado a una comisión de absentismo escolar y posteriormente a la Fiscalía de Menores para que actuasen los Servicios Sociales. De momento ya son 17 meses sin asistir al colegio y como dice el padre “No llevaré a mi hija al colegio si no me dan una solución”, recordemos que los profesores indicaban que la niña tenía problemas para relacionarse pero no propusieron alguna solución.

Tendremos más noticias de esta historia que no ha concluido, según la publicación 20 Minutos, Asuntos Sociales puede quitarle la custodia al padre, que amenaza con una huelga de hambre. Sólo pide una cosa, que su hija no vuelva a desear morirse a causa de la crueldad infantil y que se le ofrezca una solución al problema.

Quizá sería interesante que este colegio tomara nota del programa anti bullying del Colegio Pablo Picasso de Valladolid, ya que en cierto modo se trata de un caso de acoso escolar o bullying pero con el agravante de la enfermedad.

Foto | Fazen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...