Crianza natural

La crianza natural es aquella que permite educar a los niños con amor, respeto y mucho apego. Es una forma de educar a los niños preparándoles para que el día de mañana sean personas preparadas, independientes y sin problemas para establecer relaciones con el resto de personas que se encuentren en su vida. La crianza natural no sólo es el colecho o la lactancia materna, también es criar a los hijos con amor y respeto.

Los padres de hoy en día tenemos una gran ventaja con respecto a los nuestros propios y es la información, es decir, tenemos la ventaja de poder educar a nuestros hijos con el tipo de crianza que mejor nos salga del corazon o que mejor se adapte a nosotros y a ellos, ya que el afecto es muy importante para el desarrollo emocional del bebé. Además, gracias a la crianza natural nos hemos dado cuenta de que se puede criar con amor, con respeto y con apego sin tener que dar explicaciones de por qué hacemos o no las cosas a nuestra manera. Aunque tengo que matizar que la crianza natural no implica criticar a aquellos padres que no la practican de la misma manera.

La crianza natural es aquella que permite educar a los niños con amor, respeto y mucho apego.

Considerando que nadie tiene derecho a decirnos cómo tenernos que criar a nuestros hijos, los padres tenemos la libertad de escoger libremente el tipo de crianza que mejor se nos adapte familiarmente. Eso no implica que el que no lo practique sea un mal padre, en absoluto. Más bien, opino que ningún extremo es bueno, sino que el buen equilibrio de la balanza se consigue en el punto medio. Así pues, hablaremos de la crianza natural respetuosa con los hijos y con los padres.

Como crianza natural entendemos aquella crianza respetuosa con el niño y que se hace con apego, es decir, existe un vínculo entre los padres y los hijos durante el periodo de la infancia que ayuda al niño a establecer su carácter y su forma de encarar la relaciones con los demás en la edad adulta. Pero hay muchas maneras de demostrar el apego a nuestros hijos, no necesariamente es durmiendo con ellos o dándoles el pecho, algo que, no obstante, tengo que decir ayuda mucho. La crianza va más allá y lo importante es que el niño sienta el amor de sus padres, sienta el respeto y sienta que tiene un apoyo incondicional que les ayuda cada día a interaccionar con el medio que los rodea y los prepara para que un día sean personas seguras de sí mismas e independientes.

Para conseguir esto es muy importante la comunicación. Por eso recomendaría leer un libro muy interesante que va en esa dirección: Entre Padres e Hijos, de Haim G. Ginott. Otro libro que me ha ayudado a ver un enfoque bastante amplio de lo que es la crianza natural es el del pediatra Dr. Carlos González, “Bésame mucho”. Muchas madres relacionan la crianza natural sólo con la lactancia materna o el colecho (dormir con el bebé). Yo creo que no debería ser así, ya que el biberón también se puede dar con cariño y con apego. Considero que lo importante es que el bebé reciba mucho amor y mucho respeto y tenga una mamá feliz que cuide de él.

Foto | Daquella manera en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...