Convulsiones en los niños (II)

Convulsiones en los niños II

Las convulsiones en los niños son causadas por una anomalía o alteración del sistema nervioso, aproximadamente 1 niño de cada 25 tiene una o más convulsiones en algún momento de su vida, tienen a producirse en determinadas familias y son más comunes entre los niños con Síndrome de Down o niños espásticos.

Son muy pocos los peligros relacionados con las convulsiones en los niños, los riesgos son que en las convulsiones del gran mal prolongadas se puede producir lesión permanente del cerebro, lo que se mostrará como una deficiencia mental o parálisis cerebral.

A menudo las convulsiones en los niños son causa de gran preocupación para los padres pero la mayoría de ellas no dañan la salud del niño de ningún modo, aun así el niño que tenga una convulsión por primera vez debería ver al médico en el término de 24 horas, no obstante si cualquier convulsión dura más de cinco minutos hay que solicitar inmediatamente una ambulancia.

Si sufre una convulsión de gran mal siga los mismos pasos que se trataría con un niño epiléptico no hay que intentar dominar los movimientos, aparte cualquier mueble que pueda causar lesiones, hay que fijarse en los detalles de cualquier convulsión para ayudar al médico con su diagnóstico describiéndolas, las primeras convulsiones excepto las que vienen por la fiebre que ya se sabe que vienen por ella, van seguidas de pruebas médicas de investigación con una revisión física completa, encefalograma, radiografías…

Si las convulsiones en los niños son por la fiebre, hay que tomar medidas necesarias para reducir siempre la temperatura y así evitar llegar a las convulsiones en los niños, si en cambio es por una enfermedad subyacente como tumores o meningitis, habrá que tratar el trastorno, mientras que las asociadas con retraso mental, parálisis cerebral o fiebre repetidas se cuidan con medicamentos que pueden tomarse indefinidamente.

Siempre es prudente informar a los maestros en las guarderías y colegios de que el niño padece convulsiones, especialmente si necesita medicamentos durante la jornada escolar, cuando la frecuencia de las convulsiones ha disminuido por medio de las medicinas debe estimularse al niño que tome parte en todas las actividades normales a menos que el médico aconseje lo contrario.

Foto| GViciano

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...